Buque Escuela Cuauhtémoc, experiencia y aprendizaje para los marinos

El Buque Escuela Cuauhtémoc fue construido en España y "botado" en 1982 (Twitter/@LacostaTV/Archivo)

El Buque Escuela Cuauhtémoc fue construido en España y "botado" en 1982 (Twitter/@LacostaTV/Archivo)

Conocido como el “Caballero y embajador de los mares”, el Buque Escuela Cuauhtémoc fue construido en España y “botado” en 1982.

Su adquisición se dio ante la necesidad de contar con un navío exclusivamente para la instrucción de los cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar, desde entonces y durante 35 años ha servido a la Marina Armada de México.

“El sueño especial como cadete es venir al velero en el viaje de instrucción en el último año de la escuela naval y después de ahí uno quiere regresar como oficial y bueno ser comandante del Buque es un sueño a muy largo plazo para los cadetes, pero para mí ya no lo es, es una realidad”, comentó Capitán de Navío Rafael Antonio Lagunes, comandante del Buque Escuela Cuauhtémoc.

El Buque Escuela, cuenta con 44 oficiales, 43 cadetes, 122 elementos de clases y marinería.

Durante nueve meses y medio, cada uno de los cadetes recibe instrucción de navegación del Buque Escuela, además de diversas tareas que van desde lavar la cubierta hasta alzar las velas.

Además, continúan con sus estudios de la escuela naval.

“El viaje en velero para los cadetes siempre es un viaje muy emocionante. Un viaje muy esperado, está lleno de expectativas, la mayoría positivas. Van a llegar totalmente diferentes a los cadetes que trajimos de la escuela naval, van a ser personas totalmente diferentes, van a vivir experiencias diferentes. Van hacer un trabajo que en la escuela no hay posibilidad de hacerlo”, explicó el capitán Alejandro Rocha Arévalo.

“Debemos de manejar la convivencia sin perder de vista el aprendizaje que es a lo que vienen los cadetes, pero más allá del aprendizaje académico, el crecimiento como seres humanos”, señaló el capitán de Navío Rafael Antonio Lagunes, comandante del Buque Escuela Cuauhtémoc.

Viajar en el Buque Escuela Cuauhtémoc no solo representa un reto para los cadetes, sino el compromiso del deber cumplido que, en ocasiones, ha sido heredado de padre a hijo, como el caso de Luis Ángel.

” Me inspire más que nada en lo que es mi papá, mi papá es Marino, es militar”, comentó Luis Ángel Cruz, cadete de la Escuela Naval Militar.

Con información de Amador Narcia Crespo

MAP

CARGANDO...