Brasil refuerza controles sanitarios tras escándalo de la ‘carne mala’

China y otros países suspendieron temporalmente la entrada de productos de carne y pollo brasileños.

China y otros países suspendieron temporalmente la entrada de productos de carne y pollo brasileños. (Getty Images)

El gobierno de Brasil anunció este miércoles el endurecimiento de varias normas para la industria cárnica después del reciente escándalo sobre la adulteración a gran escala de productos, conocido como el caso de la “carne mala”.

La Unión Europea (UE) había pedido mismo normas más rigurosas. “Necesitamos un sistema de control oficial e independiente”, dijo el comisario de la UE para Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, durante una visita en Brasilia.

“La decisión de introducir medidas más rigurosas por parte de la UE está en estudio”, lo citó la estatal Agencia Brasil.

El escándalo destapado hace casi dos semanas en el país sudamericano afecta desde hace días a las exportaciones de carne de Brasil en todo el mundo.

China y otros países suspendieron temporalmente la entrada de productos de carne y pollo brasileños, aunque varios han levantado o suavizado en tanto las medidas. También la UE restringió la entrada de carne de 21 empresas investigadas.

El escándalo causó en la semana pasada un desplome promedio diario del 19 por ciento de las ventas al extranjero de Brasil, con un retroceso de 62.2 millones a 50.5 millones de dólares, según cifras del Ministerio de Agricultura citadas por el portal “Globo”. El país sudamericano es el primer exportador de carne del mundo.

Según las investigaciones policiales, varias empresas de la industria cárnica, entre ellas algunas de las grandes compañías frigoríficas del país, “maquillaban” carne en mal estado mezclándola con otra o usando productos químicos para ponerla a la venta en el mercado interno.

Las empresas actuaban para ello en colusión con varios controladores estatales. Hasta ahora no hay información de que la “carne mala” haya sido vendida en el extranjero.

El Gobierno anunció hoy normas más estrictas como la imposición de sanciones, desde “leves, moderadas, graves hasta gravísimas”. Los casos extremos prevén el cierre de las fábricas responsables de fraudes.

Las reglas abarcan a la producción de todo tipo de carnes (bovina, porcina y de aves), así como la leche, el pescado, los huevos y miel.

FJMM

comentarios
CARGANDO...