BCE mantendrá su política monetaria pese a la inflación

Especialistas anticipan que el BCE mantendrá sin cambios su política monetaria. (Getty Images)

Especialistas anticipan que el BCE mantendrá sin cambios su política monetaria. (Getty Images)

El Banco Central Europeo (BCE) mantendrá las medidas de su política monetaria pese a la reciente fuerte subida que ha registrado la inflación en algunos países de la zona del euro, tras el encarecimiento de la energía.

El BCE también publicará sus nuevas proyecciones macroeconómicas, de crecimiento e inflación, en las que podría producirse una revisión al alza por el encarecimiento del petróleo y la depreciación del euro.

Los mercados y analistas coinciden en que el BCE mantendrá su política monetaria mañana.

La entidad monetaria podría decir también que los riesgos se mantienen a la baja por la incertidumbre política en Europa ante las próximas elecciones en Francia, Holanda y Alemania.

El BCE presta el dinero a los bancos semanalmente al 0% y les cobra un 0.4% por el exceso de sus reservas.

Va a comprar deuda pública y privada de la zona del euro por valor de 80,000 millones de euros hasta marzo y en abril reducirá la cantidad a 60,000 millones de euros hasta finales de año.

El mercado descuenta que el BCE defenderá el jueves su política monetaria y quite importancia al alza de la inflación.

La inflación subió en la zona del euro en febrero dos décimas hasta el 2% interanual, el máximo desde hace cuatro años, pero no se espera que vaya a influir inmediatamente en la política monetaria del BCE porque el incremento ha sido impulsado por los precios de la energía, que tienen un carácter temporal.

Esta tasa de inflación ha alcanzado el objetivo del BCE que es un porcentaje algo por debajo del 2% pero por la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco.

La inflación subyacente, que descuenta la energía y alimentos frescos, se situó en el 0.9% y por ello muchos analistas consideran que es probable que el BCE espere a que suba.

Los analistas del Instituto de Finanzas Internacionales (IFI) consideran que el BCE todavía no está bajo presión porque la inflación subyacente todavía es débil y, de momento, no hay presión sobre los salarios.

La inflación subió en España en febrero un 3%, en Alemania un 2.2%, en Italia un 1.6% y en Francia un 1.4 por ciento.

Hace algo más de dos años el BCE luchaba contra una posible deflación y decidió ampliar las compras de deuda pública y privada pero ahora considera que ha desaparecido la amenaza de deflación.

De momento, se descartan efectos de segunda ronda, es decir que la inflación provoque subidas salariales. “El riesgo de efectos de segunda ronda será más notorio en países con mercados laborales más ajustados, donde es más probable que los trabajadores tengan poder de negociación”, consideran los analistas de IFI.

Sin embargo, añaden, es menos probable que países con un desempleo elevado como Italia y Francia vayan a ver efectos de segunda ronda pronto.

El Producto Interno Bruto (PIB) de la zona del euro avanzó un 0.4% en el cuarto trimestre de 2016 y un 1.7% en el conjunto de 2016.

En diciembre el BCE pronosticó un crecimiento del 1.7% en 2017 con una inflación del 1.3%. Para el 2018 y el 2019 previó un crecimiento del 1.6% con una inflación del 1.5 y el 1.7% respectivamente.

 

 

 

 

tfo

comentarios
CARGANDO...