Aumentan los enfrentamientos entre el ejército ucraniano y rebeldes prorrusos

Soldados ucranianos patrullan las calles de Avdiivka.

Soldados ucranianos patrullan las calles de Avdiivka. (Getty Images)

Ataques con artillería sacudieron este jueves el este de Ucrania, en el quinto día de la escalada en los enfrentamientos entre tropas del gobierno y rebeldes separatistas apoyados por Rusia.

Dos soldados ucranianos murieron y otros 10 resultaron heridos por la madrugada, informó el gobierno ucraniano, mientras que los separatistas dijeron que uno de sus milicianos había muerto.

Los cañoneos al parecer se intensificaron al caer la noche, y ambas partes reportaron muertes de civiles: dos en Avdiivka y una en la ciudad de Donetsk.

Al menos 15 personas han muerto desde el incremento de los combates en el área de Avdiivka el fin de semana.

Más de 9 mil 700 personas han muerto desde el inicio de la guerra con los separatistas en abril del 2014. Un acuerdo alcanzado hace casi dos años incluye un cese del fuego y una retirada de las armas pesadas por ambas partes, pero persisten las escaramuzas.

El presidente ruso Vladimir Putin acusó el jueves a Ucrania de iniciar la nueva escalada para conseguir apoyo del nuevo gobierno de Estados Unidos y otras potencias occidentales.

A Ucrania le preocupa que el presidente Donald Trump vaya a anular algunas de las sanciones impuestas a Rusia por sus acciones en Ucrania y que los países de la Unión Europea sigan la pauta.

“La cúpula ucraniana necesita dinero y la mejor forma de conseguir que la UE, Estados Unidos y las organizaciones internacionales paguen, es mostrarse como víctimas de agresión”, dijo Putin en Budapest tras reunirse con el primer ministro húngaro Viktor Orban.

Los cañoneos el fin de semana dañaron los servicios de agua, electricidad y calefacción en Avdiivka, en medio de una ola de frío. Las tensiones son altas entre los residentes.

“Yo nací en 1941. Estaba en una guerra al nacer y ahora lo veo de nuevo”, dijo Valentina Pasternak, parada en su portal con pan que le entregaron trabajadores humanitarios. Un proyectil había caído en su patio.

Para el jueves, el agua y la calefacción habían sido restauradas parcialmente, pero la ciudad seguía sin electricidad.

En Bruselas, el presidente de la Unión Europea Donald Tusk llamó a Rusia a presionar a los separatistas para asegurarse de que los combates acaben y se restaure el cese del fuego.

“Rusia debe usar su influencia con los separatistas que apoya”, dijo Tusk.

En tanto, el gobierno de Trump mantuvo un enfoque discreto, con un tono contenido que pudiera reflejar el inicio de una nueva actitud estadounidense al conflicto Rusia-Ucrania.

FJMM

comentarios
CARGANDO...