Aumenta preservación de ejemplares de cocodrilo en Yucatán

Las acciones para proteger a la especie fueron: cercar ranchos ganaderos para evitar el ataque de cocodrilo al ganado y evitar su cacería por los ganaderos (Twitter/@copandes)

La depredación de huevos, la cacería furtiva para el consumo de carne y tráfico de piel, son las principales acciones que llevaron al cocodrilo ‘Moreletti’ al borde de la extinción en Yucatán.

De 1950 a 1980 había más de 120 mil ejemplares en Yucatán y su depredación se vio disminuida de 1990 a 2010, cuando se contabilizaron poco más de dos mil ejemplares.

La veda de la especie inició ante la posible desaparición en la entidad.

De 2010 a la fecha, la población aumentó a unos 20 mil ejemplares distribuidos en las ocho reservas naturales que hay en Yucatán.

La población ya está prácticamente recuperada a pesar de que esta especie sigue contemplada en la norma oficial como altamente protegida”, señaló Jorge Carlos Berlín, delegado de la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Las acciones para proteger a la especie fueron: cercar ranchos ganaderos para evitar el ataque de cocodrilo al ganado y evitar su cacería por los ganaderos.

En 2016 se registraron 18 ataques de cocodrilos a nueve ranchos.

Las autoridades ambientales también autorizaron granjas de cocodrilo en donde protegen los huevos y a las crías para liberarlas en las reservas.

En el cocodrilario de Río Lagartos, municipio localizado al noreste de Yucatán, hay 312 cocodrilos y nacen en promedio 250 crías al año.

Lo abrimos con un objetivo reproductivo, no turísticamente. Tenemos un promedio de 30 animales por camada”, explicó Martín Alcocer, representante de la granja de cocodrilos.

Este cocodrilario forma parte de los proyectos auspiciados por el Gobierno Federal para darles oportunidades a pescadores e indígenas mayas de obtener recursos económicos adicionales

Nosotros somos pescadores, pero vemos que día a día la situación de la pesca es muy escasa. Se está acabando la especie de la pesca y optamos por hacer esta granja”, aseguró José Martín Ramos, manejador de cocodrilos.

Estas granjas son una oportunidad de repoblar los humedales de Yucatán y evitar que la población del cocodrilo desaparezca.

Con información de Alejandro Sánchez

MAP

comentarios
CARGANDO...