Alianza del Pacífico quiere ser el nuevo tigre de la economía mundial

Inició la sesión plenaria de la Cumbre de la Alianza del Pacífico

La Cumbre de la Alianza del Pacífico sesiona en Cali, Colombia. (Getty Images)

La Alianza del Pacífico dará un salto cualitativo con una estrategia que tendrá entre sus objetivos crear la figura de Estados Asociados, llegar al 100 por ciento en la liberación para la movilidad de mercancías y personas, atraer nuevas inversiones y pasar a la era digital.

Los presidentes de Colombia, Chile, México y Perú firmarán la Declaración de Cali, que tendrá las directrices que marcarán la transformación de la Alianza a una fase más elevada que le permita a este sistema de integración enfrentar los nuevos retos del presente y el futuro en el dinámico mundo de la globalización.

El primer día de deliberaciones de la Cumbre de la Alianza del Pacífico cerró sus sesiones con un conversatorio de los cuatro jefes de Estado en el salón principal del Centro de Eventos Pacífico, y ante más de 500 empresarios de 30 países miembros y observadores, con la moderación del presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno.

Todas las voces coincidieron que la Alianza del Pacífico, que nació hace seis años, es uno de los acuerdos de integración más exitosos, pero es hora de dar un salto y llevar esa asociación a otro nivel, pese al crecimiento mediocre que tienen las economías de los países socios y del resto de América Latina.

En la clausura del IV Encuentro Empresarial con el que comenzó la XII Cumbre de la Alianza del Pacífico, los presidentes Juan Manuel Santos (Colombia), Michelle Bachelet (Chile), Enrique Peña Nieto (México) y Pedro Pablo Kuczynski (Perú) dieron a conocer su visión sobre el futuro del grupo y destacaron los avances en estos primeros seis año.

Los principales mensajes de los mandatarios fueron: “es la oportunidad para dar un salto cuantitativo y llevar la integración a otro nivel (…) la Alianza del Pacífico tiene un acuerdo como quizá no haya otro en el mundo, y ha desregulado el 92 por ciento del inverso arancelario”, sostuvo Peña Nieto.

Pero el mandatario mexicano fue más allá y subrayó que llegó el momento de “avanzar en acercamientos con otros bloques en el intercambio de servicios, bienes y capitales. La Alianza habrá de ser con otros países”.

Es en esta dinámica que surge la urgencia de crear la categoría de Estados Asociados de la Alianza del Pacífico, luego que esta asociación recibió a más de 50 países como observadores, que buscan por todos los medios estar de una u otra forma en este bloque de integración profunda, único en el mundo.

Los primeros países que entrarían como “Estados Asociados” serían Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Singapur, considerado uno de los milagros económicos del mundo a pesar de ser una isla de solo 5,5 millones de habitantes.

Singapur tiene un Producto Interno Bruto (PIB) per cápita de 53 mil dólares anuales y es el más rico del mundo después de Suiza, Noruega, Luxemburgo, Irlanda, Estados Unidos y Australia.

La entrada de los Estados Asociados le permitirá a la Alianza del Pacífico abrir una fase para establecer un comercio más amplio en el bloque, pues los cuatro Estados Asociados, que se oficializarán este viernes, podrían representar 20 por ciento del comercio que se genera en el eje Asia-Pacífico.

Para estar como Estados Asociados, primero se trabajarán en los tratados comerciales, niveles generales de libre comercio, que se negocian en bloque, y otros a nivel bilateral, que conservan los acuerdos (TLC) que tienen firmados los países miembros de la Alianza del Pacífico.

Los presidentes de Perú y Colombia, así como la mandataria de Chile, hicieron énfasis en mejorar la tasa de crecimiento de sus economías, atraer más inversión extranjera, generar empleo de calidad y bien remunerado, entrar con fuerza a la era digital, de las telecomunicaciones y mejorar la educación, un eje vital en escenarios de competitividad.

En el IV Encuentro Empresarial, la ministra de Comercio Exterior, María Claudia Lacouture, destacó el capítulo de inversión que hace parte del Protocolo Comercial, en el que se define un trato no discriminatorio, justo y transparente para los inversionistas.

“Cada país está obligado a establecer estándares de garantía y protección en favor de las inversiones e inversionistas. Así, cada nación debe darle a los inversores de otros países el mismo trato que le brinda a sus nacionales, asegurando que no estarán en un segundo nivel, frente a los otros empresarios”, explicó Lacouture.

Destacó que desde la creación de la Alianza del Pacífico en 2012, este mecanismo ha atraído más de tres mil 700 proyectos de inversión por 240 mil millones de dólares y han implicado la creación de más de 819 mil puestos de trabajo.

“Una parte de la inversión se origina entre los países de la misma Alianza. Entre nosotros mismos estamos construyendo no solo una zona de integración comercial, sino un área de integración económica y financiera que permita a los empresarios encontrar oportunidades no solo para vender productos, sino para expandir nuestros negocios”, dijo.

Los capitales intra-alianza han llegado a sectores como la construcción, finanzas y producción de alimentos. Pero hay más y nuevas oportunidades.

El jefe de la División de Comercio e Inversión del BID, Fabrizio Opertti, explicó que han identificado alternativas en el sector de servicios financieros, salud y telemedicina y en la llamada industria naranja (servicios creativos).

“¿Cómo puede atraer más capitales y a esos nuevo sectores? Se debe poner el foco en la complementariedad operativa, más coordinación entre sus instituciones, desarrollar una promoción conjunta como una sola marca y consolidar las cadenas globales de valor”, explicó Opertti.

Para Opertti, se debe iniciar la facilitación del comercio 2.0 para lo cual se debe trabajar en la convergencia regulatoria y avanzar en herramientas tecnológicas competitivas.

Uno de los hechos relevantes que se dieron en el primer día de la Cumbre de la Alianza, fue el acuerdo que firmaron los ministerios de Hacienda de los cuatro países, para eliminar la doble tributación de los fondos de pensiones e impusieron un tope a los impuestos de las inversiones de los mismos fondos de 10 por ciento.

“Ese tipo de atractivos con un buen comportamiento económico, con señales claras de estabilidad jurídica harían de la Alianza un destino de inversión más atractivo”, aseguró por su parte el presidente de Colombia.

La Alianza del Pacífico, con sus principios de libre mercado y de defensa de la democracia, iniciará la ruta para convertirse en el “nuevo tigre” que rugirá en los próximos años desde América Latina hacia el resto del mundo.

 

 

 

tfo

comentarios
CARGANDO...