headerNav





  • La Suprema Corte concluye que las parejas del mismo sexo tienen los mismos derechos que las heterosexuales y el IMSS debe inscribirlas y otorgar todas las prestaciones

CIUDAD DE MÉXICO, México, ene. 29, 2014.-La Segunda  Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) amparó a una pareja del mismo sexo, a quienes el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)  les negó el servicio médico a causa de  su preferencia sexual.

 

El 6 de marzo de 2012, José Alberto Gómez Barroso contrajo matrimonio en el Distrito Federal.

 

José Alberto solicitó la inscripción de su esposo al IMSS. Acudió a la Clínica Familiar 7 de la Unidad Habitacional San Bartolo, en Cholula, Puebla.

 

La Jefatura de Afiliación y Cobranza del IMSS le negó el registro. Argumentó que la Ley del Seguro Social no contempla el registro de matrimonios del mismo sexo.

 

Inconforme, José Alberto presentó una queja por discriminación sexual ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y un juicio de amparo en contra del IMSS.

 

Este miércoles, por mayoría de votos, tres a favor y dos en contra, la Suprema Corte resolvió el juicio.

 

A propuesta del ministro Fernando Franco, la segunda Sala amparó a José Alberto para que el IMSS inscriba a su esposo en los servicios de salud.

 

El amparo le fue otorgado post mortem, José Alberto falleció el año pasado.

 

El ministro Fernando Franco dijo que "se trata de un matrimonio del mismo sexo, en donde el quejoso solicitó la inscripción de su pareja en el Seguro Social y le fue negada. En el curso de las tramitaciones que él hizo, fallece la pareja y consecuentemente el Seguro Social niega la prestación".

 

Los ministros concluyeron que los trabajadores con parejas del mismo sexo tienen los mismos derechos que las parejas heterosexuales de recibir atención médica en el IMSS.

 

El ministro Franco indicó que "haciendo una interpretación conforme y sistemática de la Ley del Seguro Social debe entenderse…que se ha generado el derecho, igual que si se tratara de un matrimonio de personas de distinto sexo".

 

Esta es la primera vez que la Suprema Corte otorga un amparo a una persona fallecida.

 

Con el amparo, el esposo de José Alberto tendrá que ser dado de alta en el IMSS y podrá solicitar, entre otras cosas, una pensión por viudez.

 

Esta sentencia de la Segunda Sala de la Suprema Corte abre la puerta para que otros trabajadores puedan inscribir al IMSS  a sus parejas del mismo sexo.

 

CPS