headerNav





  • Ramiro Hernández Llanas de 44 años de edad y originario de Nuevo Laredo, Tamaulipas, es otro mexicano programado para morir en la cárcel de Huntsville, Texas

TEXAS, Estados Unidos, ene. 21, 2014.- La ejecución de Ramiro Hernández está programada para el próximo 9 de abril, con inyección letal.

 

En la Corte de Distrito 216 de Banderas, Texas, un jurado popular lo declaró culpable del asesinato de Glen H. Leich, abogado y profesor universitario de la comunidad de Kerreville.

 

La viuda de la víctima Lera Leich, identificó a Hernández como el asesino de su esposo en un rancho de su propiedad, en donde construían una casa y el indocumentado mexicano había sido contratado como peón.

 

El juicio duró sólo dos días y el 14 de octubre de 1997 lo condenaron, sin más trámites, a la pena capital.

 

El 14 de febrero del 2000, Noticieros Televisa localizó a su familia al poniente de Nuevo Laredo.

 

También la escuela primaria "Prexedis Balboa" donde Ramiro estudió la primaria, en la Colonia Militar.

 

Desde hace 17 año,s Ramiro ha vivido en una celda de la cárcel de Livingston, Texas.

 

Su madre Martha Llanas Zamora reza por él todos los días y dice: “es difícil porque desde que él cayó ahí pos nada más Dios sabe lo que yo siento". Insiste en que su corazón de madre le dice que su hijo  es inocente: "para mí está mal, verda, porque les debían de dar su castigo de sus años, verda, y total pero bueno fue su desgracia, verda, de ir para allá y pasarle eso".

 

Durante todo el tiempo que ha estado recluido en el pabellón de la muerte, Ramiro no ha dejado de enviar cartas y fotografías a su madre. Incluso, dentro de la cárcel se tatuó a su familia.

 

Durante años, abogados contratados por el Gobierno de México han buscado la libertad de Ramiro o la permuta de la pena de muerte por cadena perpetua.

 

RAR

Otro mexicano condenado a muerte en Texas