headerNav





  • La Primera Sala de la SCJN declara constitucional la Ley federal contra la Delincuencia Organizada que contempla la figura de testigos protegidos y denuncias anónimas

CIUDAD DE MÉXICO, México, ene. 30, 1214.-La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) le negó un amparo a  José Antonio Arcos Martínez, alias "Toñón", presunto integrante del grupo delictivo La Familia Michoacana.

 

José Antonio Arcos Martínez  fue detenido en 2010 por la Policía Federal Preventiva.  Era uno de los narcotraficantes más buscados. Por su captura se ofrecía una recompensa de 3 millones de pesos.

 

Presuntamente se desempañaba como jefe de la  plaza de Apatzingan, en  Michoacán,  bajo las órdenes directas de José de Jesús Méndez Vargas, alias "El Chango Méndez", uno de los líderes de la organización delictiva La Familia Michoacana.

 

Solicitó un amparo ante la Suprema Corte en contra del auto de formal prisión. Argumentó que se violó su derecho a una defensa adecuada, toda vez que la averiguación previa en su contra  fue integrada con declaraciones de testigos protegidos.

 

Por mayoría de votos, 4 a favor y uno en contra, la Primera Sala de la Suprema Corte  declaró constitucional la Ley federal contra la Delincuencia Organizada, que contempla la figura de los testigos protegidos y de las denuncias anónimas.

 

Explicaron que en el  caso  de los testigos protegidos, el Ministerio Público tiene que justificar que es necesario reservar la identidad del testigo para no poner en peligro su vida.

 

En el caso de las denuncias anónimas, los ministros  concluyeron que  son constitucionales y que serán tomadas como un indicio, que deberá sustentarse con otras pruebas.

 

El ministro José Ramón Cossio fue el único que votó en contra de declarar inconstitucional el uso de los testigos protegidos.

 

Los ministros Olga Sánchez, Alfredo Gutiérrez, Arturo Zaldivar y Jorge Pardo votaron por declarar constitucional la Ley federal contra la Delincuencia Organizada.

 

 

CPS