Encarcelan a indígena en Oaxaca por estudiar

por: NOTICIEROS TELEVISA / 10 Diciembre, 2013

OAXACA, México, dic. 10, 2013.-A los 23 años de edad, Aurora Elsa Cruz Gutiérrez, una indígena zapoteca de Santo Domingo Tepuxtepec, Oaxaca, conoció la cárcel de su pueblo.   Su delito: estudiar en el bachillerato de su comunidad y descuidar, según su ex pareja, a su hija de tres años de edad.   “Todo el día me metieron, desde las seis de la mañana,  allá en la cárcel, y como a la una me pasaron y cuando le dije que no iba a dar a mi hija”, relató la mujer indígena.   Aurora fue demandada por el papá de su hija ante las autoridades de su comunidad, para exigir la tutela de su pequeña.   Argumentó que, por sus estudios, no le ponía el debido cuidado y que él se haría cargo de la manutención.   Gerónimo Laureano Jiménez,  ex esposo de Aurora, sostuvo que “la intención real, cuando yo fui, no es porque la señora dejara de estudiar, sino la intención real es para que me entregara a los niños, para que yo los cuidara, yo los atendiera y los mandara también a la escuela”.   Sin embargo, las autoridades de la comunidad la mandaron a traer con los topiles -los policías comunitarios- y la metieron en los separos para un careo con su ex pareja.   Aurora tuvo que ceder y comprometerse a dejar la escuela para que no le quitaran la tutela, según el acuerdo firmado en un acta ante autoridades del municipio.   “Ahí dice que en cuanto yo regresara a la escuela otra vez, si el señor veía que estaba estudiando otra vez iba a ir con las autoridades y me demandaba otra vez y me encarcelaban otra vez y de hecho me quitan a mi hija, así quedamos”, confirmó la mujer afectada.   Al conocerse este caso, Derechos Humanos intervino.   En el informe que las autoridades entregaron a la Defensoría, en Oaxaca, negaron haberla encarcelado y obligarla a abandonar sus estudios.   Leovigildo Nolasco,  secretario del Síndico Municipal, señaló:   “Manifiesto que a la señora Elsa Cruz Gutiérrez no fue encarcelada…pero la misma no fue la intención de que deje de seguir estudiando, que se le exhortó (a) que vele o vea por su hija y que también mande a su hija de tres años y 6 meses aproximadamente al preescolar”.   Ante el temor de perder la custodia de su hija, Aurora se refugió en una humilde vivienda, propiedad de sus padres, y durante varios días dejó de asistir a clases en el plantel 16 del Bachillerato Indígena Comunitario de Tepuxtepec.   Apenas hace unos días volvió a la escuela, motivada por sus maestras, aunque todavía tiene el temor que en su municipio se cumpla con el acuerdo y pierda la custodia de su pequeña hija.     CPS