headerNav





  • En algunos casos el sexo-servicio no es por obligación sino por opción, hay personas que al no encontrar un trabajo bien remunerado deciden dedicarse a la prostitución

Prostitución en la vía pública (Parte 2)

CIUDAD DE MÉXICO, México, nov. 5, 2013.- Son las nueve de la noche en la avenida Tlalpan de la Ciudad de México.

 

Hola, hola, ¿Cuánto cobras? 500 la relación.

 

Esta importante vialidad se convirtió desde hace varios años en un corredor sexual. Al principio había sólo mujeres ofreciendo sexo, en la actualidad la mayoría son hombres.

 

Pide que la llamemos Alma Delia. Desde hace 35 años ofrece sexo en las calles de la capital: “Insurgentes, avenida Juárez, Garibaldi, la Alameda Central, Reforma hasta que últimamente volví a donde empecé años atrás”.

 

Durante las noches se le puede encontrar en alguna esquina de Tlalpan. El corredor comprende desde San Antonio Abad hasta Taxqueña.

 

“Hay trabajo sexual masculino. Es más complejo platicar, acercarte con ellos, nosotros lo que estamos haciendo es estar muy atentos de lo que significa, nuestro diagnóstico nos va a decir qué es lo que está sucediendo ahí”, comenta Alejandro Fernández, jefe delegacional en Cuauhtémoc.

 

Lo cierto es que a plena luz del día se ofrece sexo en estas calles de la ciudad.

 

“Por nuestra condición o nuestras preferencias se nos ha negado un trabajo al que realmente tendríamos derecho”, señala Alma Delia.

 

Alma Delia asegura que su clientela es variable: “Puede ser un albañil, un obrero, un cargador, un estudiante mayor de edad, un adulto mayor”.

 

Selene tiene 28 años de edad, desde hace cuatro años se prostituye sobre la avenida Tlalpan: “Yo trabajaba en una fábrica y el sueldo era muy bajo entonces, conocí a una amiga que se dedicaba a esto”.

 

No se sabe con exactitud cuántos hombres y mujeres como Selene ofrecen sexo en la vía pública, lo cierto es que hay una clientela que está dispuesta a pagar por un encuentro sexual.

 

“Al momento que tú, te suben al coche, no sabes si vas a regresar, con qué tipo de persona te vas a encontrar en el hotel. Hay muchas personas que son homofóbicos y de esta forma desquitan su coraje hacia nosotros”, explica Selene Martínez.

 

Este fenómeno de sexo-servicio en la vía pública tiene varios años.

 

En la década de los ochenta, la propagación del SIDA se convirtió en un problema de salud pública. El entonces Departamento del Distrito Federal buscó regular la actividad.

 

“Se inventan lo de los puntos tolerados a la usanza de las zonas de tolerancia. Se hacen mapas, se hacen croquis, se autorizan lugares, se emiten credenciales de control sanitario de las trabajadoras sexuales, se hacen padrones por punto de quién estaba y quién no estaba autorizado a trabajar”, señala Jaime Alberto Montejo de la Asociación Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer Elisa Martínez A. C.

 

Años después, autoridades del Distrito Federal buscaron realizar mesas de diálogo entre vecinos afectados por la prostitución en sus calles y los propios trabajadores sexuales.

 

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) participó en las mesas de trabajo.

 

“Para que ellos como vecinos pudieran estar tranquilos y nosotras como trabajadores en la calle pues también pero, desgraciadamente estas mesas de trabajo se vinieron abajo”, dice Alma Delia.

 

“Se cancela el proyecto de manera unilateral, se deja a los vecinos solos y se dice que como todo es trata de personas, promover un diálogo, el ombudsman, entre vecinos y trabajadoras sexuales iba a generar y promover la trata de personas”, agrega Jaime Alberto Montejo.

 

La delegación Cuauhtémoc está realizando un diagnóstico sobre la prostitución en sus calles.

 

No se sabe en este momento con exactitud cuántas mujeres y hombres ofrecen sexo-servicio, no sabe sin son obligados o los hacen por decisión propia, no hay un control sanitario oficial.

  

“En este momento la posición dominante es la abolicionista. No se puede reconocer al trabajo sexual como una forma de vida. Es la posición que hay en este momento de manera mayoritaria. Es el momento de tocar ese tema, de llevarlo a la Asamblea Legislativa que los diputados, los núcleos vecinales, que además ahorita tiene nuevos representantes vecinales y las dos posiciones puedan llevarse a un punto de encuentro”, explica el delegado en Cuauhtémoc, Alejandro Fernández.

 

El fenómeno de la prostitución en la vía pública es complejo, durante décadas se ha tolerado socialmente.

 

Alma Delia y Selene siguen en las calles de Tlalpan, aseguran que las extorsiones aumentaron en los últimos meses.

 

“Muchas veces los policías están esperando al cliente afuera del hotel, el cliente no se da cuenta, ubican el coche en el que nos subimos y van y lo extorsionan cuando nos bajan del coche o sea, los tienen bien ubicados”, dice Selene.

 

“Le hacen creer al cliente que está vinculado con trata de personas y es una forma para poderlo extorsionar y se sigue dando, se llevan a los clientes a los cajeros”, afirma Alma Delia.

 

Algunos delegados se quejan de las limitaciones para atacar el fenómeno de la prostitución.

 

“Y yo creo que el tema del sexo-servicio tiene que ser algo con más facultades hacia los jefes delegacionales. Con una normatividad más clara, yo he sabido que ya ha habido varias intenciones de poder regular el sexo-servicio en la delegación toda vez que ahorita sólo es una infracción cívica. No es un delito ejercer el sexo-servicio y yo creo que los delegados tenemos pocas facultades para poder ordenarlo”, dice José Manuel Ballesteros López, jefe delegacional en Venustiano Carranza.

 

La zona de La Merced, foco rojo de prostitución, será el primer intento serio para poner orden.

 

“Acabamos de instalar un consejo que preside el jefe de gobierno para el rescate integral de la zona de La Merced y el tema del sexo-servicio será algo que tocaremos en este consejo”, explica el delegado en Venustiano Carranza.

 

 

REB