headerNav





Por: Saúl Sánchez Lemus Fuente: Noticieros Televisa

El otro recorrido de La Bestia

  • Debido a la inseguridad migrantes que montan en La Bestia para llegar a EU optan por seguir la ruta del desierto

CIUDAD DE MÉXICO, México, oct. 8, 2013.- La estación del tren de Lechería se ve muy tranquila. Es martes 13 de agosto y creo que es buen día para iniciar el viaje por la Ruta del Infierno.

 

A las seis de la tarde con cuarenta y cinco minutos aparecen en Lechería 8 migrantes centroamericanos. María, José e Inés vienen juntos. Son salvadoreños y salieron de su país hace ocho días.

 

 “Sólo me pasé de Guatemala-México ahí en la pasada del río, ahí nos dejaron sin nada, ahí nos asaltaron, de ahí para acá nos hemos venido pidiendo, está duro el camino, está duro para llegar acá está duro porque se sufre, que no tiene dinero uno”, dice Inés, migrante de Honduras.

 

Para llegar hasta Lechería los tres salvadoreños cruzaron Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla y Tlaxcala. Mil kilómetros montados en el tren.

 

Inés dice que fueron días de sufrimiento, pero sobre todo muy difíciles porque viene cuidando a María:

 

“No es fácil andar con ella, porque ella al subir al tren tenemos que ver cómo se sube ella primero y después subir nosotros. ¿Y después cómo se baja? Y después cómo se baja, todo eso, es compromiso.”

 

Esta es la segunda vez que Inés cruza México montado en el lomo de La Bestia. La primera fue hace 8 años y llegó hasta la frontera de Nuevo Laredo y al cruzar a Estados Unidos lo deportaron. En esta ocasión viene buscando la Ruta del Infierno.

 

 “Ahora voy a cambiar la ruta a ver qué dice, porque por aquí por Laredo dicen que está muy, está bien difícil, no sé cómo, porque dicen que lo secuestran a uno y todo eso”, señala Inés.

 

Hasta hace un año, la ruta natural de los migrantes centroamericanos que viajan en La Bestia era hacía Nuevo Laredo y Reynosa, Tamaulipas, por ser la más corta, mil kilómetros, pero los Zetas la convirtieron en el terror de los secuestros, las extorsiones y las ejecuciones a sangre fría.

 

Hoy la nueva ruta es la del Pacífico con destino a Mexicali, Baja California. Es la ruta larga con 2 mil 600 kilómetros. Mil 600 kilómetros más de frío, hambre, desvelos y las temperaturas extremas del Desierto de Altar.

 

Le llaman La Ruta del Infierno, es El Otro Recorrido de la Bestia.

 

 “Es más tranquilo que para acá, allá no hay tanto secuestro ni nada de esa onda, más bien allá es más pan, no hay pedo. Pero está más largo. Está más largo, aguantad más frío y toda la onda, más hambre y todo el pedo”, comenta Arcángel.

 

Poco antes de las 8:00 de la noche la presencia de La Bestia rompió la tranquilidad en Lechería. Para los centroamericanos era el momento de seguir adelante. Para nosotros aquí comenzaba ‘El otro recorrido de la Bestia’.

 

 “Si me vengo de Honduras para no matar gente, este es mi dicho y no estoy enojado, les deseo mucha suerte a todos los mojados para cuando crucen México tengan mucho cuidado porque sino en la línea quedan tirados ja, ja, ja, ja”, dice cantando Arcángel.

 

Arcángel y los jóvenes con los que va son hondureños. Todos llevan como destino la ciudad de Caborca, Sonora.

 

 

Días después los jóvenes hondureños me revelaron que van a Caborca a "burrear", a cruzar el desierto cargando una mochila con mariguana.

 

Ese es su pasaporte a Estados Unidos y ahora entiendo por qué Arcángel compuso este rap.

 

“Y esto no me pasa sólo a mí a todos los mojados que venimos de Honduras por necesidad que cruzamos la frontera y nos vienen arrestar que usamos la mochila para poder cruzar, wwwooowww qué mal, de la cárcel del norte yo me quiero fugar porque ni un churro de mota me dejan fumar.

 

Como hace 13 años, otra vez voy montado en el lomo de La Bestia con mis compañeros Alejandro y Emiliano.

 

Por delante tenemos más de 2 mil 600 kilómetros de una ruta que los migrantes centroamericanos decidieron tomar porque afirman que es más segura, pero como dicen ellos: más sufrida.

 

Este es El otro recorrido de La Bestia 106 horas montados en el tren desde Lechería, Estado de México hasta Mexicali, Baja California. La historia apenas comienza.

 

MACO

La otra ruta de La bestia (Parte 1)