headerNav





  • Luis Carlos Ugalde, ex presidente del IFE, comentó que la creación del INE no resolvería los principales problemas del sistema electoral mexicano

CIUDAD DE MÉXICO, México, oct. 03, 2013.- El costo de las campañas electorales, que se ha incrementado en los últimos años pese a la reforma electoral de 2007, es uno de los principales problemas de nuestro sistema electoral, especifica la agencia de consultores políticos Integralia y el Centro de Estudios Espinoza Yglesias.

 

En su obra “Fortalezas y debilidades del sistema electoral mexicano (2000 – 2012)”, presentada este jueves en las instalaciones del Instituto Nacional Electoral (IFE), se establece que la corrupción que se detona por el intercambio de capitales privados a cambio de un pago futuro, como contratos de obra pública y permisos, así como el desvío de recursos públicos para apoyar campañas políticas, son otras disyuntivas del proceso democrático en México.

 

La presentación fue llevada a cabo por el director general de Integralia y ex presidente del IFE, Luis Carlos Ugalde, y el actual presidente consejero del órgano electoral, Leonardo Valdés, quien externó que el documento contribuirá a los debates sobre la próxima reforma electoral.

 

"El IFE está comprometido con el debate abierto, diverso, plural y fundamentado que contribuya al perfeccionamiento de nuestra democracia. Esta casa abre sus puertas al debate informado, esperando que sirva para el diseño y actualización de las instituciones electorales y para la construcción de un mejor futuro para todos los mexicanos" enfatizó Valdés Zurita.

 

Como solución a los problemas planteados en el estudio, ambas organizaciones proponen en su documento modelos de fiscalización enfocados en el gasto y no en el ingreso, al ser más fácil de detectar; que sean concurrentes a las campañas e inyectarle mayor inversión en sistemas de detección de propaganda fija y auditorías en eventos públicos.

 

Sobre los capitales privados, el estudio puntualiza que se debe definir un punto de equilibrio entre financiamiento público y privado, mediante la implementación de un régimen de inversión pública coherente con los topes de gasto de campaña, lo que alentaría el registro y declaración de las aportaciones privadas a partidos.

 

Entre las fortalezas del régimen electoral mexicano en el ámbito federal se encuentra la eficacia del IFE para organizar las fases operativa y logística de las elecciones, la credencial de elector, los instrumentos para estimar las tendencias de los votos y el cómputo de éstos.

 

Durante la presentación, Luis Carlos Ugalde opinó a modo de conclusión que la creación del Instituto Nacional Electoral (INE) es una “mala idea” de política pública ya que no resolvería el problema central de la democracia en México.

 

"La idea de centralizar (a través del INE) para solucionar el problema de la interferencia de los gobernadores es un parche que no va al fondo de los problemas. (El problema no es) el INE ni los institutos estatales electorales. Crear un INE puede contribuir a resolver un problema que es el hecho de que los gobernadores efectivamente sí están interfiriendo en algunos estados (…) el problema de la democracia electoral a nivel federal y estatal se llama dinero", dijo Ugalde.

 

 

2006 Y 2012: LAS DIFERENCIAS

 

En su estudio “Fortalezas y debilidades del sistema electoral mexicano (2006 – 2012)”, el Centro de Estudios Espinoza Yglesias y la Consultoría Integralia realizaron un análisis de los contenidos de los spots en las campañas presidenciales de 2006 y 2012, que arrojó una disminución de mensajes negativos de 52 a 25%; el Partido Acción Nacional fue el partido que produjo el mayor número de mensajes negativos en ambos procesos electorales.

 

Se registró un aumento en el número de spots positivos, de 17 a 56%, y de mensajes enfocados en la imagen de los candidatos, de 15 a 40%.

 

Con información de Notimex

 

AA