headerNav





  • Además de los índices que miden la economía, México también revisa como están los ciudadanos en cuanto a sus sentimientos

CIUDAD DE MÉXICO, México, sep. 13, 2013.- El Producto Interno Bruto, (PIB), es y seguirá siendo el indicador más importante de la actividad económica de cualquier país, sin embargo no alcanza a medir el progreso de las poblaciones.

 

Gerardo Leyva, director general adjunto de investigación del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), dijo: “El progreso de la sociedad no me lleva, o no nos lleva, hacia una situación en la cual la gente viva una vida mejor, donde el único y mejor juez que puede tener alguien en su vida es sí mismo, si no nos permite eso entonces algo anda mal".

 

Según la encuesta de Bienestar Autorreportado (BIARE), del INEGI, el 47.3 por ciento de los mexicanos está satisfecho con la vida, el 36.1 por ciento está moderadamente satisfecho., el 11.8 por ciento está poco satisfecho y el 4.8 por ciento está insatisfecho con la vida.

 

Pero ¿Cuáles son los factores que integran el complejo concepto de satisfacción con la vida? muchos, y el mexicano, como el común de los humanos, no está al 100 por ciento en ninguno.

 

El que obtuvo mayor calificación fue la vida familiar con 8.6, le siguió la autonomía con 8.5, en tercer lugar, con 8.2, la salud, la vida afectiva y la apariencia, a partir de ahí la calificación baja al escalón de los siete, las perspectivas, el trabajo actual y la vida social obtuvieron 7.7 de calificación, la seguridad personal y los logros obtuvieron 7.5 y el vecindario y la vivienda obtuvieron 7.1 de calificación.

 

Llegamos a la parte más baja de la tabla, con lo que está menos satisfecho el mexicano, la educación calificó con 6.9, el tiempo disponible y el país calificó con 6.8 y la situación económica obtuvo 6.5.

 

De acuerdo con el estado conyugal, los mexicanos más felices son quienes están casados, siguen quienes viven en unión libre y los solteros, después las personas divorciadas, las menos felices son quienes han enviudado o se han separado de su pareja.

 

"El dominio más importante en cuanto al valor de la respuesta que obtuvimos en promedio es el de las relaciones familiares", señaló Gerardo Leyva.

 

Si una persona tiene un familiar con alguna enfermedad, su nivel de satisfacción es menor que el del promedio, lo mismo pasa con la muerte.

 

Gerardo Leyva comentó: "Si este ser querido era padre o madre o amigos hay una pérdida relativa en bienestar subjetivo respecto del promedio nacional, pero claramente hay una pérdida bastante mayor cuando de lo que se trata es del fallecimiento de algún hijo".

 

El pasado de cada persona influye directamente en su felicidad, según la encuesta del INEGI, si una persona tuvo una infancia feliz, está más satisfecha con la vida que el promedio nacional, en cambio si tuvo una infancia marcada por conflictos, está claramente por debajo del promedio.

 

Si la persona siente que ha superado el nivel de vida de sus padres, hay mayor bienestar.

 

Ligado a la autonomía, lo segundo con lo que más satisfecho está el mexicano, se encuentra la educación.

 

Según el INEGI, entre más preparación académica tiene el mexicano, es más feliz, por ejemplo, quien no tiene estudios reporta un nivel de satisfacción de 7.6, quien terminó la secundaria, tiene un nivel de satisfacción de ocho con la preparatoria, sube a 8.2, con la licenciatura, a 8.4 y finalmente, quien tiene un posgrado se acerca más al nueve, con 8.7.

 

De acuerdo con su actividad, las personas más satisfechas con la vida son los estudiantes y los jubilados, les siguen quienes tienen una ocupación, los menos satisfechos con la vida son quienes no tienen qué hacer.

 

La seguridad pública, según la encuesta del INEGI, también incide en la satisfacción con la vida de los mexicanos.

 

Por ejemplo, en una escala de cero a 10, el mexicano le pone ocho a su satisfacción con la vida si tiene un familiar preso; si el familiar está extraviado, la calificación baja a 7.9, si recibió amenazas de un desconocido, baja aún más: a 7.6, si la amenaza del desconocido pasa a agresión, la calificación se va a 7.4, sin embargo, la insatisfacción con la vida se recrudece cuando la agresión es de parte de un familiar o pareja.

 

El dinero influye en la felicidad, según la psicología positiva, cuando se utiliza para satisfacer las necesidades básicas, pero especialmente cuando se usa para ayudar a los demás.

 

Samuel Strauch, fundador de Share Happiness, dijo: "Si ahorita agarramos, vamos a la calle, decidimos ´vamos a ayudar a un extraño totalmente’, en ese momento, nuestro nivel de felicidad se va a incrementar de manera dramática".

 

 

Los números en blanco según la encuesta, los mexicanos que han tomado decisiones libremente tienen una satisfacción con la vida de 8.1, quienes no lo han hecho, tienen una satisfacción de 7.3, hoy usted tiene la libertad de ser feliz, de disfrutar cada parte de su vida y de detenerse y oler las rosas.

 

LSH

 

 

Detenerse… y oler las rosas (Parte 4)