headerNav





  • El Ejército mexicano detuvo a cinco integrantes del Cártel del Golfo que están presuntamente relacionados con seis homicidios ocurridos en la ciudad

CANCÚN, México, ago. 24, 2013.-La Procuraduría General de Justicia de Quintana Roo, en colaboración con el Ejército mexicano, detuvo a cinco presuntos integrantes del Cártel del Golfo, relacionados con seis homicidios ocurridos en la ciudad, informó el titular de la dependencia, Gaspar García Torres.

Se trata de Ismael Rosas Ibarra, alias “el Mono o Chucky”, de 30 años de edad; Gerardo Alberto Barrón Salado, "el Betillo", de 19; Raúl Hernández Saucedo, "el Rulo", de 21; Saúl Juárez Lozano, "el Diablo", de 24, y María Isabel García Díaz, apodada "la Chabe", de 20.

En rueda de prensa ofrecida en Cancún, el procurador estatal precisó que durante las entrevistas realizadas a Ismael Rosas Ibarra manifestó pertenecer desde hace tres años a dicha organización criminal.

Refirió que “el Mono o Chucky” es líder de un grupo conformado por Gerardo Alberto Barrón Salado, “el Betillo”; Raúl Hernández Saucedo, “el Rulo”, y otro sujeto conocido como “el Duende”.

El funcionario detalló que con dichos individuos “el Mono” realizaba labores “operativas”, que consistían en asesinar personas que afectan los intereses de la organización criminal, bajo las órdenes directas de su jefe apodado “el Mojón”.

Indicó que entre los homicidios que cometieron están el de Vidal Augusto Ávila Gamboa, a quien asesinaron el pasado 19 de agosto.

En esa ocasión se inició la averiguación previa 4196/2013, por la cual ya se consignó a 11 personas trabajadores del bar en donde fue cometido el crimen.

De igual forma “el Mono o Chucky” reconoció haber participado directamente en el homicidio de empleados del bar Las Vegas, a quienes detectaron vendiendo droga.

El funcionario estatal, en compañía del subprocurador de Justicia Carlos Álvarez Escalera, reveló detalles de otro homicidio en el que presuntamente participó Rosas Ibarra, en agravio de Alvin Fernando López Morales, cometido el 17 de agosto pasado.

Otro asesinato en el que habría colaborado fue el de Roberto Flores Andrade, alias “el Popeye”, registrado el 13 de julio de este año, cuyo cuerpo apareció en el fraccionamiento Tikal.

“El Mono o Chucky” relató haber participado además en el crimen de Jonathan Gabriel Pech Tello, alias “la Joana”, en el ejido Alfredo V. Bonfil.

También tuvo que ver con los homicidios de Alfredo Jeremías Salinas González, Heidi Guadalupe Yam Quen e Irving Alejandro Alfonsín Martínez, cuyos cuerpos aparecieron en la colonia Irregular 2000, el 2 de abril de 2012.

Con información proporcionada por los detenidos se ubicó en un lote baldío el cuerpo de Vidal Augusto Ávila Gamboa y el arma blanca con la que fue ultimado, por lo que se están realizando las pruebas respectivas.

 

RAMG