La obligan a casarse con su violador luego de quedar embarazada… a los 11 años

matrimonio infantil, edad mínima, Estados Unidos, Sherry

Antes de cumplir los 11 años de edad, Sherry Jones fue violada en cuatro ocasiones por miembros de la congregación de la iglesia cristiana a la que su familia asistía. Incluso el ministro figuraba entre los abusadores.

Sherry dio a luz a su primer hijo a los 10 años de edad. Con el fin de frenar las investigaciones de abuso sexual, al año siguiente, Sherry fue obligada a casarse con uno de sus violadores. ¿Obligada por quién? Por su propia familia.

Mi mamá me preguntó si quería casarme y yo dije, ‘Yo no sé lo que es un matrimonio, ¿cómo actúo como una esposa?’ y ella dijo, ‘Pues bien, supongo que vas a tener que casarte’.”

Esto lo dijo ya muchos años después en una entrevista para el New York Times.

La familia de Sherry acompañó primero a “los novios” al registro civil de Tampa, donde el funcionario que los recibió se negó a darles una licencia de matrimonio, esto a pesar de que en el estado de Florida es legal casarse con una menor de edad, siempre y cuando se obtenga el permiso de los padres o de un juez.

El rechazo los obligó a manejar hasta Pinellas County, donde la burocracia no impuso ningún obstáculo. La licencia que firmaron indicaba que Sherry tenía 11 años de edad. Su nuevo marido tenía 20.

“Fue una vida terrible”, dijo Sherry, cuyo matrimonio terminó en el divorcio, no sin antes quedar embarazada en numerosas ocasiones, dando a luz a nueve niños en total.

No puedes obtener un trabajo, no puedes obtener un carro, no puedes obtener una licencia, no puedes firmar por un préstamo… ¿entonces por qué permiten que te cases cuando eres tan joven?”

La pregunta de Sherry subraya una de las grandes hipocresías de la sociedad estadounidense. A pesar de criticar a otros países en Asia y en África por sus costumbres con respecto al matrimonio infantil, en Estados Unidos esta práctica es más común de lo que uno podría imaginar.

Se calcula que entre el 2000 y el 2010 ocurrieron alrededor de 250 mil matrimonios con menores de edad. El dato se basa en el censo estadounidense que en 2014 registró a cerca de 57,800 menores (entre los 15 y 17 años solamente) como casados en su estado civil. Un grupo de nombre Unchained at Last encontró que en 38 estados se casaron alrededor de 167 mil menores en la década anterior.

Por si fuera poco, 27 de los estados en la Unión Americana ni siquiera cuentan con una edad mínima. El mayor porcentaje de matrimonios infantiles ocurre en Arkansas, Idaho y Kentucky, mientras que la gran mayoría de bodas se dan entre un adulto varón y una niña. El matrimonio permite que se puedan pasar por alto las normas estatales contra el abuso sexual que protegen a menores.

De acuerdo a un estudio, dos tercios de las parejas en este tipo de unión acaban divorciándose.

Los motivos detrás de estas bodas suelen radicar en la religión. Familias que se apegan a una visión fundamentalista de la fe cristiana, judía, o musulmana alegan que el gobierno carece de autoridad para alterar sus tradiciones. La familia de Sherry, por ejemplo, pertenecía a una congregación pentecostal conservadora.

Hoy Sherry está comprometida con movimientos y organizaciones que buscan prohibir el matrimonio infantil, tanto en Florida como en el resto del país. No obstante los fuertes argumentos que impulsan a estos grupos, a menudo se topan con resistencia en las cámaras legislativas de los estados, principalmente aquellas controladas por el partido Republicano.

Por ejemplo, está el increíble caso de una niña explorada en New Hampshire de nombre Cassandra Levesque que averiguó que la edad mínima para casarse en su estado es de 13. Un legislador local retomó la iniciativa de la girl scout y propuso La Ley de Cassandra, la cual cambiaría la edad mínima a los 18.

Los representantes republicanos bloquearon la iniciativa. En boca de uno de ellos, la ley lleva un siglo en los registros, operando sin dificultades, y que no se iban a molestar con modificaciones a causa de un proyecto de niños exploradores.

Aunque las tendencias recientes indican que el matrimonio infantil va a la baja en Estados Unidos, todavía hay mucho por hacer para generar conciencia.

comentarios
CARGANDO...