¿Qué consecuencias tiene la salida de EU del Acuerdo de París?

Fábrica en Detroit, Estados Unidos, Contaminación, cambio climático, industria,

Estados Unidos es el segundo país más contaminante del mundo. (Gety images, archivo)

Este jueves Donald Trump anunció la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el Clima, uniéndose a Nicaragua y Siria.

Estados Unidos es el segundo país más contaminante del mundo.

En 2015 Estados Unidos, bajo la administración de Barack Obama, firmó junto con otros 194 países el Acuerdo de París, el compromiso internacional más importante y ambicioso hasta la fecha para combatir el calentamiento global.

Aunque el cambio climático es un fenómeno natural, entre el año 1000 y 1850 la temperatura no tuvo variaciones mayores a 0.5°C, sin embargo, desde mediados del siglo XIX, tras la Segunda Revolución Industrial, la temperatura ha aumentado más de un grado. Se calcula que es inevitable que la Tierra se caliente entre uno y dos grados más para el año 2100 y al ritmo actual podría aumentar hasta cinco grados más.

Esto ha provocado la disminución de las zonas con nieve y de las capas de hielo en el Ártico y la Antártida, así como el aumento en 40 centímetros del nivel del mar en las últimas dos décadas y fenómenos naturales más violentos.

La evidencia de décadas de investigación científica apunta de manera abrumadora a que esta aceleración del calentamiento se debe a la emisión de contaminantes producidos por el hombre.

“Bueno, no soy un gran creyente de que el cambio climático ha sido creado por el hombre, podría tener algún impacto, pero no creo que sea un impacto devastador”, declaró Donald Trump en agosto de 2016.

Al ritmo actual se producirán 69 mil millones de toneladas de gases contaminantes en 2030, por lo que los países se comprometieron en París a limitar las emisiones a 56 mil millones de toneladas para esta fecha, es decir 19% menos.

Para lograrlo, cada Estado invertirá en energía renovable para disminuir el uso de las fuentes que más contaminan, como el carbón. La energía renovable es más cara, por lo que los países industriales se comprometieron para facilitar la transición con 100 mil millones de dólares al año.

La salida de Estados Unidos también impacta a los demás países ya que significa una reducción importante a este fondo. China, el mayor contaminante del mundo e India, el tercero en la lista, se verán afectados por este recorte, al igual que otros Estados como Brasil o Sudáfrica.

“Ninguna nación, grande o pequeña, rica o pobre es inmune a lo que esto significa”, dijo el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, en 2015.

Un gran movimiento intentó evitar la salida de Estados Unidos, incluyendo a gran parte de la comunidad científica, 40 senadores demócratas, líderes europeos, cientos de grandes compañías e incluso el Papa Francisco.

Otros le pedían que renegociara el Acuerdo, como su secretario de Energía, Rick Perry y de Estado, Rex Tillerson, 3 senadores republicanos y 13 congresistas e incluso algunas de las empresas energéticas más importantes como British Petroleum, Shell y Exxon.

Pero Trump no tomó esta decisión solo: su estratega en jefe, Stephen Bannon, impulsó esta decisión, que fue apoyada por 22 senadores republicanos, la Asociación Nacional Minera y diversos grupos conservadores.

Al romper los compromisos de París, Estados Unidos aumentará por si solo la temperatura 0.3°, poniendo en grave riesgo los objetivos del Acuerdo.

De no cumplirse, se espera un aumento de hasta 120 cm en el nivel del mar y el incremento de sequías en lugares del mundo que ya sufren de escasez de agua, poniendo en peligro la vida de millones de seres humanos y la existencia de una de cada seis especies.

 

 

Con información de Juan José Parcero
vm

CARGANDO...