Pirotecnia: de quemados y permisos

(AP Photo/Eduardo Verdugo)

¿Cómo será este año nuevo?

Con el antecedente de la destrucción —una de tantas otras en el pasado—, ¿habrá pirotecnia para el recibimiento del 2017? Lo sucedido en el mercado de San Pablito no es un hecho aislado. Los accidentes por pirotecnia ocurren con frecuencia y existen regulaciones de la Sedena para su producción y comercialización.

Justamente, la noche del lunes 8 de mayo, ocurrió una explosión en un depósito de fuegos pirotécnicos en la comunidad de San Isidro, municipio de Chilchotla, Puebla; el saldo es de 12 muertos y 30 lesionados, informó la Secretaría General de Gobierno.

¿Podrían haberse evitado estos accidentes?

Los accidentes

Los accidentes por quemaduras aumentan un 30% durante las celebraciones del año nuevo. Si pensamos en el número de accidentes que se presentan en otras celebraciones en las que la pirotecnia es parte de la tradición, los números se elevan considerablemente. En las fiestas patrias de 2015, sólo en CDMX, los hospitales atendieron a 1644 personas por quemaduras, incluyendo niños.

Estos son algunos datos, totalmente superficiales y para nada exhaustivos, de accidentes por fuegos artificiales desde hace algunos años para acá. Sólo son muestras cualitativas del peligro que presenta la producción y consumo de pirotecnia:

  • 1998: en San Rafael, Estado de México, municipio de Tultepec, dos cuadras se destruyeron en una explosión que dejó un saldo de 10 muertos, 51 lesionados y 15 desaparecidos. En 1998, el 90% de los 110 mil habitantes de Tultepec se mantenían de la venta de pirotecnia. Se dice que la venta de pirotecnia en Tultepec comenzó en la década de 1850.
  • 1999: en Celaya, Guanajuato, murieron 72 muertos y 350 heridos en un almacén ilegal que contenía 4 toneladas de pólvora.
  • 2002: durante las celebraciones de año nuevo murieron 29 personas y 25 heridos por la explosión de puestos en el mercado Hidalgo en el puerto de Veracruz.
  • 2005: el día de la Independencia se registraron 50 personas heridas en el mercado de San Pablito y un número desconocido de muertos. El mercado quedó totalmente destruido.
  • 2006: el mercado de San Pablito se destruyó completamente de nuevo.
  • 2013: durante una procesión religiosa, una camioneta con explosivos provocó un accidente que mató a 23 personas y dejó 154 heridos.
  • 2014: Durante este año se registraron en Edomex 15 accidentes pirotécnicos que dejaron 12 personas muertas y seguramente muchos heridos. A partir de ello, se busca la regulación de los comerciantes y productores que laboran ilegalmente.
  • 2016: 36 personas murieron y 70 personas resultaron heridas luego de la más reciente explosión en el mercado de San Pablito en Tultepec.

Otros lugares en los que venden pirotecnia: Almoloya de Juárez, Zumpango (en Jaltenco y Chimalhuacán), Amecameca, Texcoco, Ozumba y Axapusco. Tultepec, Zumpango y Chimalhuacán se dedican casi exclusivamente a la producción y comercialización de pirotecnia.

(Pro Tultepec via APTN)

(Pro Tultepec via APTN)

Las regulaciones

La Sedena tiene cuatro tipos de permisos concernientes a los artificios pirotécnicos:

Permiso general para realizar actividades con artificios pirotécnicos. Para adquirir este permiso se requiere presentar 14 documentos, entre los cuales se encuentran original de la constancia de antecedentes no penales expedida a Nivel Federal, documentos expedidos por las Presidencias Municipales que avalen la seguridad de los almacenes, una carta del gobernador en turno y un plano original de el área correspondiente a los mil metros alrededor del polvorín. El trámite tiene un costo de mil 882 pesos.

Permiso general para la compra, almacenamiento, venta y/o consumo de artificios pirotécnicos. Los documentos requeridos incluyen los anteriores y además una carta firmada ante notario público ratificando que el solicitante está capacitado para manipular material explosivo. El costo mil 882 pesos.

Permiso extraordinario para la compra y venta de artificios pirotécnicos. Los documentos requeridos son parecidos a los anteriores, pero este no requiere demostrar capacitación. El costo es de mil 142 pesos.

Reconocimiento de representante legal, así como cambio del mismo designado por el titular del permiso general. Este es quizá el trámite más sencillo por el tipo de documentación requerida y, además, no tiene costo alguno.

La pirotecnia es fuente de trabajo para miles de familias en México, pero también pone en peligro a muchas otras y no es sano para el medio ambiente.

¿Cuál es la solución eliminar la producción y consumo de pirotecnia o reforzar las regulaciones de la Sedena para que mercado continúe?

CARGANDO...