Pasión naturante, la reciente exposición de Sergio Hernández

La obra del pintor oaxaqueño Sergio Hernández trasciende los procesos creativos, las técnicas, los materiales y los soportes. (Foto: galeriacasalamm.com.mx)

La obra del pintor oaxaqueño Sergio Hernández trasciende los procesos creativos, las técnicas, los materiales y los soportes. (Foto: galeriacasalamm.com.mx)

En mi caso, el dibujo es muy importante y creo que soy una gente que incide a través de una línea, una historia, un lenguaje, entonces esta manera de trazar con la línea en un plano me da la posibilidad de imaginarme cosas que puedo yo con mi mano representar en imágenes ya sea un códice, ya sea reinterpretar ese códice o bien realizar un nuevo códice”, dijo Sergio Hernández, artista plástico.

La obra del pintor oaxaqueño Sergio Hernández trasciende los procesos creativos, las técnicas, los materiales y los soportes. Como un escritor frente al papel en blanco, el artista también reta acaso la inmensidad del lienzo sin color. Sería una suerte de juego entre el tiempo, el espacio, la fortuna y la voluntad.

Es de alguna manera, en una tela empezar a manchar la vida, son como pinceladas de la vida, cuando uno está en una tela en blanco recurre uno al primer pensamiento que tiene uno de alegría o de lo que uno quisiera representar y avienta uno la primera raya y se van haciendo al azar pequeñas islas que después se van uniendo y se van dando luz y colorido”, añadió Sergio Hernández, artista plástico.

Realizadas en lámina de plomo durante los últimos tres años, Pasión naturante es la reciente muestra de Sergio Hernández; las 20 obras de mediano y gran formato, los cuadros y algunas pequeñas instalaciones conforman esta versión de la exposición homónima presentada en Roma, Parma y Bogotá en 2016. Como hizo con el Popol Vuh o el Códice Yanhuitlán, el artista reformula y reinventa el uso de técnicas y materiales antiguos de la metalurgia y la alquimia.

Esta obra de plomo es origen de un viaje a Japón y la descripción de los monjes en el libro de Mishima de El Pabellón de Oro, en donde la belleza es prácticamente un estorbo y el que cuida el templo dorado lo quema y la frase demoledora: y el monje se puso las sandalias en la cabeza, que es la máxima de la cultura japonesa”, agregó Hernández.

Además de su inquietud por llevar al cine una versión del Popol Vuh, Sergio Hernández tiene como aficiones la música y la literatura. De estas disciplinas también abreva al momento de crear.

Recurro mucho a la literatura. Escritores cubanos, de Borges, la descripción que hace de una imagen poética está llena de colores, de formas, de monstruos, que en la misma mancha de la tela aparecen ahí ya y nada más hay que acentuarlas… Ahora estoy leyendo a Cormac McCarthy”, compartió Sergio Hernández, artista plástico.

En abril, Sergio Hernández inaugurará en Sevilla la muestra El inventor de mapas a partir de los códices de Michoacán y Yanhuitlán. En septiembre, con motivo del 35 aniversario del Centro Cultural Tijuana, presentará una magna exposición sobre la naturaleza que integrará 180 obras inspiradas en el árbol de tule. Este jueves se presentaron los libros Códice Hernandino-Mixteco y Hernández, tres pasiones; también inauguró Pasión Naturante, exposición que permanecerá en Casa Lamm hasta el 7 de mayo.

A mí lo que más gustaría es que el ser humano pudiera asomarse a otro ser humano que es libre, creativo, y que pueda formarse un criterio. Me gustaría simplemente que tuvieran un dialogo con esta obra que puede ser inquietante”, concluyó Sergio Hernández, artista plástico.

 

Con información de Mario Villanueva Solorio
Vm,

comentarios
CARGANDO...