27 años después, madre descubre que una clínica le entregó el bebé equivocado

Doris Gruenwald, bebé, Austria, clínica

(Foto por Sean Gallup/Getty Images)

Doris Gruenwald, de 27 años de edad, no podía dejar de temblar cuando se enteró de que una prueba de ADN arrojó que los padres que la habían criado por un cuarto de siglo no eran suyos en realidad.

Ella se había hecho una prueba rutinaria de sangre a los 22 años, pero no fue sino hasta hace poco que se enteró de los resultados. La madre, por supuesto, fue devastada por la noticia.

La familia demandó a la clínica de Austria donde nació Doris en 1990, University Hospital Graz. Un juez determinó que la clínica fue culpable de negligencia y ordenó que se le compensara a cada miembro de la familia Gruenwald con 30 mil euros (90 mil euros en total o casi 2 millones de pesos).

Según la versión de la familia, el personal de la clínica debió de cometer su enorme error en las 20 horas que transcurrieron después de la cesárea de la madre y la entrega de la recién nacida.

La defensa jurídica de la clínica argumentó que es poco probable que semejante error pudo haber ocurrido en su sala de maternidad, y sobre la posibilidad de que los Gruenwald pudieran haberse equivocado de bebé en otro lugar y más tarde.

La clínica planea apelar el fallo de la corte.

Mientras tanto, Doris Gruenwald aún desconoce la identidad de sus padres biológicos, y lo que es más inquietante, que hay otra víctima de 27 años que no tiene idea de que fue criada por los padres equivocados.

El hospital tiene un registro de 200 mujeres que nacieron por la misma fecha que Doris y el año pasado lanzó un programa gratuito de pruebas de ADN. Hasta la fecha, solo 30 mujeres se han presentado para hacerse la prueba.

Por supuesto, fue una gran sorpresa para mí y mi hija. Pero sabíamos desde el principio que nada podía separarnos, que nos quedaríamos madre e hija. Esta niña es lo mejor que me ha pasado.”

Dijo la madre “adoptiva” de Doris, Evelin Gruenwald, no obstante la decisión de la corte o la prueba de sangre.

Via The Guardian.

CARGANDO...