#Sismo

¿Llegan realmente los donativos a los damnificados del sismo?

Esfuerzo de muchos mexicanos en los Centros de Acopio de la CDMX

Capitalinos llegan para ayudar en los centros de acopio ubicados en el Zócalo de la CDMX. (Tomada de Video)

Así llegan los donativos de toda la república a las comunidades de Chiapas y Oaxaca afectadas por el sismo.

A nadie le parece sorprendente que los mexicanos sean desconfiados. En estos últimos años, hemos sido testigos de enormes escándalos de corrupción, de torceduras políticas y de actos criminales en todas las escalas.

Lo que parece impresionante es que, actualmente, no haya suficiente solidaridad con los damnificados del sismo en Chiapas y Oaxaca por culpa de nuestra desconfianza. Muchos son los que han dejado de donar o han cuestionado a las instituciones por no saber si su ayuda llegará, efectivamente, a los damnificados.

Es por eso que es importante mostrar los ejemplos documentados de ayuda que llega directamente a las manos de los más necesitados. Es el caso de los víveres recolectados por el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Además de mandar a doctores, voluntarios, ingenieros y todo tipo de profesionales, el IPN ha documentado el envío de donativos, paso a paso. Y en su cuenta de Facebook, podemos seguir las distintas etapas de las donaciones.

En un primer lugar, los víveres e insumos necesarios a los damnificados son recolectados en los planteles del IPN con un horario de 10:00 a 18:00 los domingos y de 09:00 a 20:00 de lunes a viernes.

Después, el IPN documentó cómo partían los camiones cargados con más de 14 toneladas de donativos en la mañana de este lunes.

Finalmente, los voluntarios universitarios documentaron la entrega de los víveres a Ixtepec, desde donde los distribuirá personal del ejército.

A pesar de este loable esfuerzo de ayuda y documentación por parte del IPN, muchos se siguen preguntando por qué las instituciones que recopilan los víveres no se encargan directamente de entregarlos, sin intermediarios. La respuesta es sencilla: es necesario confiar en la capacidad de distribución del ejército porque sería un franco caos imposible que cada organización de voluntarios repartiera individualmente los víveres.

Aún así, muchos desconfían de lo que pueden hacer funcionarios, políticos y militares con los víveres. Por eso existen, también, otras instituciones que, con absoluta transparencia, entregan personalmente los víveres a los damnificados.

Una de ellas es, por ejemplo, la Cruz Roja de México. En entrevista para Noticieros televisa, Fernando Suinaga, presidente nacional de la Cruz Roja Mexicana, aseguró que los donativos serán entregados puntualmente a los más necesitados:

Estén tranquilos la Cruz Roja es totalmente transparente y obviamente lo más importante, como lo venimos haciendo desde hace 7 años, nosotros la acopiamos, la empacamos, la enviamos y la entregamos en propia mano.”

La Cruz Roja asegura, además, que no parte un solo paquete de víveres sin que un voluntario evalúe y verifique que todo sea entregado oportunamente.

La Cruz Roja Mexicana está recolectando alimentos enlatados y no perecederos, tiendas de campaña y como artículos de aseo personal y limpieza, en su sede nacional, ubicada en Juan Luis Vives, número 200, colonia Los Morales Polanco, en la delegación Miguel Hidalgo.También hay centros de acopio instalados en Toluca, Chiapas, Oaxaca y Tabasco; así como la cuenta de banco siguiente:

Si no están convencidos aún de donar a través de la Cruz Roja o las universidades como el IPN y la UNAM, aquí hay una lista de organizaciones privadas, no gubernamentales, en las que pueden hacer donativos.

La desconfianza se entiende, pero no disculpa la inacción. Porque se necesita mucha ayuda para los millones de mexicanos que perdieron todo sustento en el sismo.

La Ciudad de México no fue afectada por este terremoto. Pero el recuerdo del 85 sigue vivo. Hace treinta años, México se unió para ayudarnos; por eso mismo, ahora es el turno de los capitalinos de responder a un llamado histórico y ayudar a los afectados de esta nueva tragedia.

comentarios
CARGANDO...