Cuándo y cómo debes limpiar tu esponja de cocina antes de que se llene de gérmenes

esponja, cocina, gérmenes, limpiar

¿Llevas más de una semana usando la misma esponja de cocina para lavar los trastes? ¡Entonces tírala a la basura y saca una nueva!

El sentido común nos dice que los objetos que empleamos para limpiar la casa deben ser los más limpios -como los trapos y los estropajos- pero la realidad es todo lo contrario, ya que a menudo estos contienen millones de bacterias.

Más que matar gérmenes, lo que hacen es recolectarlos y nosotros dejamos que se acumulen y se concentren en un solo punto. De hecho, nada más en un centímetro cúbico de una esponja, podemos encontrar la misma densidad de bacterias que en las heces.

La esponja es lo más inquietante porque la usamos para “limpiar” los mismos platos y cubiertos que usamos para comer. Pero resulta que no estamos haciendo nada aparte de plagar nuestra vajilla de microorganismos que pueden vivir hasta por dos semanas.

Según varios estudios, entre los patógenos que grupos de investigación han hallado figuran las bacterias de los géneros Campylobacter, Salmonella, Staphylococcus, además de E. coli y Listeria. En otras palabras, tienes todo un laboratorio bacteriológico en tu pequeña esponja.

Pero bueno, digamos que eres de los que se aferran a las cosas hasta que hayan extinguido cualquier provecho que tengan. Pero si crees que solo basta con echarle jabón y agua a tu esponja, estás equivocado, ya que esta medida solo fortalece a los gérmenes restantes.

En el pasado hemos leído sobre algunas medidas caseras que sirven para limpiar las esponjas de cocina. Por ejemplo, sumergirlas en detergente, ponerlas en el horno de microondas por un minuto, o incluso dejarlos en la lavadora.

Estos life hacks pueden ser capaces de eliminar a la gran mayoría de los gérmenes, pero el problema ocurre con los sobrevivientes. Un nuevo estudio publicado por el Instituto de Microbiología Aplicada de la Universidad Justus Liebeg en Alemania descubrió que las bacterias más resistentes recolonizan las áreas abandonadas por los microbios eliminados por los detergentes.

Aún queda la opción de lavar las esponjas con una solución de lejía (nueve partes agua y una parte lejía) la cual destruye todos los microorganismos en productos de limpieza. Mientras usas tus guantes, la esponja se deja sumergir en la solución por 30 segundos. Luego se exprime y dejas que se seque. Esto será suficiente para que dejes de cubrir tus platos con una capa de gérmenes.

Y si todo esto suena muy complicado, todavía queda la primera opción. Usa tu esponja una semana y luego tírala en la basura.

Via BBC.

comentarios
CARGANDO...