“Es como si hubiera nacido de nuevo”, Sirios encuentran nuevo hogar en México

Refugiados, sirios, México, estudiantes, Proyecto Habesha, Siria, Conflicto

Silva Hassan Namo, beneficiada de Proyecto Habesha. Imagen de Proyecto Habesha.

Cuando vivía en Siria, Silva Hassan Namo y su familia se reunían a ver sus programas de televisión favoritos, entre los que estaban telenovelas mexicanas. Esto les ayudaba a salir de la monótona vida que se les presentaba a ellos en los campos de refugiados en el que se encontraban cuando fueron obligados a salir de su hogar.

Hassan recibió una beca por parte de un programa sin fines de lucro que la ubicó en Aguascalientes y donde hoy es estudiante. Sin embargo cuando su familia supo que ella había sido seleccionada mostraron preocupación. La situación de violencia en el país era su mayor inquietud. La joven siria dijo para The Guardian:

El sueño de mi padre siempre fue que sus hijos estudiaran y fueran alguien. Pero tenía miedo de que yo viniera a México porque pensó que era un país de criminales y marihuana –eso era lo que veíamos en la televisión y las noticias.”

Pero Hassan no está sola. Ella es una de diez personas sirias beneficiadas por el programa que se llama Proyecto Habesha, que ha traído otros refugiados previamente. Sigue siendo un pequeño proyecto sin fines de lucro pero que ya tiene impacto en la vida de jóvenes sirios. Ayudan a estudiantes que dejaron de estudiar por la guerra y les arreglan los trámites para entrar a escuelas en México.

Hassan es la segunda estudiante femenina en ser seleccionada por el programa y llegó a México junto con su esposo de 24 años Jack Mohammed. Ninguno de los dos hablan español todavía, pero ella describe que es como si hubieran nacido de nuevo. Dijo para el medio inglés:

Imagina que estás muerto y que alguien te da una cura milagrosa. Eso es lo que se ha sentido al venir a México. Es como is hubiera nacido de nuevo.”

Hassan ha comentado sobre cómo se le quedan viendo cuando usa su hijab, explica que es la única mujer en la calle que lo hace:

Soy la única mujer que usa hijab entre los millones de mexicanos y la gente se queda viendo, pero es algo muy importante para mi religión.”

Y su esposo Jack agrega:

Así era Siria antes de la guerra, éramos mixtos.

El Proyecto Habesha ha beneficiado a 10 estudiantes. Cada uno viene de diversos contextos sociales, económicos y religiosos: hay kurdos, alauitas, sunitas y un cristiano. El estado donde se encuentra la pareja no ha sido impactado tan drásticamente como otros estados de México. Para ellos hay paz en donde viven y cuestionan la comparación de violencia entre México y Siria:

Camino a la tienda a las tres de la mañana solo y todo está bien, nadie me intenta matar por mi religión ni mi nacionalidad. Hay mafias en todos los países. No puedes comparar a México con Irak o Siria. Los peligros son muy distintos.

Adrián Meléndez es quien comenzó con la idea del Proyecto Habesha. Él conoció a Mohammed en 2013 trabajando en una ONG en Irak. Afirma que fue un proceso de años convencer al gobierno mexicano de avalar visas para 30 estudiantes. Sin embargo lo complicado fue acomodarlos e inscribirlos a instituciones educativas.

Uno de los primeros beneficiados por el programa y que llegó a México fue Ahmed Aldabak de 23 años, quien viene de una familia musulmana sunita conservadora. Él fue herido cuando un francotirador abrió fuego contra él.

Amamos a Siria. Mi familia no se quiere ir de ahí y mis abuelos están muy viejos. Pero venir aquí ha sido una oportunidad única en la vida que debía tomar. […]

Yo estaba preocupado por mi seguridad, mi familia también estaba inquieta. Pero Alepo es muy peligroso, Aguascalientes está bien.

Aldabak dice que le gustaría regresar para ayudar a reconstruir su ciudad cuando acabe de estudiar ingeniera en comunicaciones, pero la paz en su país se ve lejana para él. Adrián Meléndez por otra parte dice que ellos contribuirán en donde sea que estén. Meléndez afirma:

Estamos dándoles lo mejor de lo mejor para ayudar a crear a 30 super sirios, quienes son todos exitosos en sus respectivas áreas y que tendrán un impacto global.

Por su parte Jack Mohammed agrega:

Habrá muchos retos en México, pero lo lograremos. Después de ser refugiados cuatro años, se siente bien ser estudiante. Se siente normal de nuevo.

Casi medio millón de sirios han muerto y alrededor de 11 millones han sido desplazados por el conflicto en Siria.

Si te interesa conocer más sobre el conflicto en Siria, te recomendamos leer:

comentarios
CARGANDO...