Macron necesita el apoyo de la izquierda

Emmanuel Macron necesita apoyo de la izquierda francesa, según Yanis Varoufakis. (Getty Images)

Emmanuel Macron necesita apoyo de la izquierda francesa, según Yanis Varoufakis. (Getty Images)

En 2002, Jacques Chirac, el líder de la derecha francesa, enfrentó a Jean-Mare Le Pen, líder del Frente Nacional, en la segunda vuelta de la elección presidencial de Francia, recuerda el exministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis, en el texto The Left Must Vote for Macron, publicado en el portal Project Syndicate. Hace quince años, recuerda el economista griego, “la izquierda francesa respaldó al gaullista y conservador Chirac para enfrentar al heredero xenófobo del colaboracionismo de Vichy”. En la elección actual, lamenta, “grandes segmentos de la izquierda francesa se niegan a apoyar a Emmanuel Macron contra Marine Le Pen, la hija de Jean-Marie le Pen”.

Varoufakis reconoce que los progresistas tienen motivos para estar enojados “con un establishment liberal que se siente cómodo con Macron”, un ex banquero sin experiencia previa en política democrática antes de su breve nombramiento como ministro de Economía, Industria y Asuntos Digitales en el gobierno de Francois Hollande. “Lo ven, con razón, como el ministro que despojó a los trabajadores franceses de tiempo completo de derechos laborales”, que es el último recurso contra Marine Le Pen.

Para el ex funcionario de Grecia, no es difícil “identificarse con el sentimiento de la izquierda francesa de que el establishment liberal está recibiendo su justo castigo con el ascenso de Le Pen”. Recuerda que hace dos años, el sistema que respalda a Macron y se enfrenta a los “hechos alternativos”, la economía disparatada y el autoritarismo de Le Pen, Donald Trump y el Brexit lanzó una campaña para minar al gobierno griego elegido democráticamente.

Para Varoufakis, pese a ese incidente, la izquierda francesa debe oponerse al racismo como un imperativo mayor que la oposición a las políticas neoliberales. “Una izquierda más confiada solía entender que nuestro humanismo nos obligó a impedir que los xenófobos pusieran sus manos en las palancas del poder estatal, particularmente la policía y las fuerzas de seguridad. Como en los años 1940, tenemos la obligación de garantizar que el monopolio estatal del uso legítimo de la violencia no esté controlado por quienes albergan sentimientos violentos contra el extranjero, el miembro cultural o sexual minoritario”, advierte.

El profesor de Economía en la Universidad de Atenas abunda que “la fe conmovedora en los mecanismos de control del estado demócrata-liberal, y en la idea de que el régimen de derecho va a impedir que Le Pen utilice el poder estatal en contra de los vulnerables, no es una creencia que la izquierda pueda arriesgarse a abrigar”. Asegura que esto es confirmado por “los primeros 100 días de Trump, con su persecución concertada de los extranjeros indocumentados”.

Yanis Varoufakis indica que el apoyo que dieron los socialdemócratas franceses y alemanes a los patrones de lo que llama “derecha conservadora” en 2015, contra Grecia es un motivo más para que la izquierda respalde a Macron. “Quizá porque Macron no surgió del tubo de ensayo de la política del partido socialdemócrata, fue el único ministro del eje franco-alemán en arriesgar su capital político para salir en ayuda de Grecia en 2015”, detalla.

De acuerdo el griego, “Macron entendió que lo que el Eurogrupo de los ministros de Finanzas y la Troika estaban haciéndole a nuestro gobierno y, más importante aún, a nuestro pueblo era en detrimento de los intereses de Francia y de la Unión Europea”.

Y la falta de credibilidad de los políticos tradicionales europeos genera el temor de que, aun si gana Macron, “Le Pen conseguiría de todos modos controlar la dinámica de la política francesa -especialmente si Macron no respalda y promueve la Internacional Progresista que necesita Europa”.

 

 

(Con información de Project Syndicate)

tfo

comentarios
CARGANDO...