#Francia

Los jóvenes y Marine Le Pen

Jóvenes apoyan a Marine Le Pen en un acto de campaña. (Getty Images)

Jóvenes apoyan a Marine Le Pen en un acto de campaña. (Getty Images)

En su spot electoral, con gran carácter intimista, la líder del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, proclama, desde el litoral de Bretaña, su amor por Francia, su historia, apela al orgullo nacional y se presenta como la candidata del pueblo.

Le Pen afirma: “Amo desde lo más hondo del corazón, desde lo más hondo del alma, a esta nación milenaria que no se somete, a este pueblo impetuoso que no renuncia”.

El video, reproducido millones de veces, busca convencer a los indecisos, los quienes tienen las llaves del Palacio del Elíseo en una campaña presidencial inédita.

De los 11 candidatos son Marine Le Pen y el aspirante social-liberal Emmanuel Macron quienes se perfilan como favoritos para pasar a la batalla final por la jefatura del Estado el 7 de mayo.

Pero ¿a quién le seduce Le Pen con su discurso proteccionista, antiglobalización, antiestablishment, anti Unión Europea y bajo el lema “Francia no se vende”? Principalmente a los obreros, a los desempleados y a los jóvenes.

El Frente Nacional de Marine Le Pen es el partido preferido de los jóvenes. Más del 35% de los franceses de menos de 30 años comulga con las ideas de Le Pen.

Gracias a su programa antiliberal que ataca a derecha e izquierda tradicionales por igual, su promesa de sacar a Francia del euro, eliminar el islamismo radical con la mano dura, reducir a la mitad la migración legal y sancionar el llamado “racismo anti francés”, el Frente Nacional se ha afianzado como la primera fuerza política de los segmentos poblacionales menores de 35 años.

Gaêtan Dussausaye, responsable Nacional de ”Los Jóvenes con Marine Le Pen” ha explicado que se suman a sus filas “jóvenes de todos los estratos sociales. Son jóvenes que rechazan los dogmas que fueron impuestos como intocables; por ejemplo, el libre comercio, la libre circulación, el multiculturalismo, la migración masiva, el euro y la Unión Europea. Todo esto es objeto de críticas porque trajo como consecuencia la inseguridad, ya sea social, económica o cultural”.

Estos jóvenes militantes del Frente Nacional están convencidos de que vivirán peor que sus padres o abuelos en Francia, donde el desempleo golpea al 25% de la población menor de 30 años.

Eric Barbosa, militante del Frente Nacional, sostiene que los jóvenes tienen “sed de soberanía, sed de nación; el gobierno, el sistema la quiere destruir por todos los medios y hoy esta toma conciencia de que el cambio está en marcha y viene del Frente Nacional.

Marc-Antoine asegura que los padres de familia tienen cada vez más dificultades para pagar impuestos y vaticina que “la situación será todavía peor. No tendremos una jubilación digna. Llevamos 30, 40 años viviendo en el mismo sistema”.

Manon Bouquin, también simpatizante de Le Pen, asegura que en estas décadas “vemos claramente el resultado nefasto de las políticas anteriores”.

Cada vez más franceses descendientes de inmigración simpatizan con la derecha extrema nacionalista. Guy Deballe, de origen africano, exmilitante del Partido Socialista en el poder, es desde hace dos años afiliado activo del Frente Nacional de Marine Le Pen, que ya se ha alejado de la leyenda demonizada de partido racista y antisemita.

Asegura que nunca lo han confrontado con el racismo. “Lo que cuenta en el Frente Nacional es la cohesión nacional. Nuestras diferencias nos pertenecen a nosotros y no deben ser un argumento político.”

Otro dato es que más del 10% de los futuros votantes de Le Pen se declara musulmán practicante.

(Con información de Kasia Wyderko, Noticieros Televisa, París)

tfo

CARGANDO...