Para no ser deportado, latino que limpió escombros del 11-S pidió clemencia

Andrew Cuomo, Carlos Cardona, Nueva York, deportación

(GETTY)

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció esta semana que le otorgó clemencia a un hombre de origen colombiano, en proceso de ser deportado. ¿El colmo? Se trata de un voluntario que trabajó en las labores de limpieza de los escombros del 11 de septiembre.

Carlos Cardona, de 48 años de edad, fue detenido en febrero por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés). Las autoridades se aferraron a un cargo por narcomenudeo registrado en 1990, cuatro años después de que Cardona huyera de Colombia por la violencia del crimen organizado.

Desde entonces, Cardona se ha mantenido libre de problemas con la ley. Se casó con una ciudadana americana que también trabajó en las ruinas del WTC, y tiene una hija nacida en Estados Unidos. No obstante, “la migra” lo tiene detenido en la Hudson Correctional Facility de Nueva Jersey.

Ahora que Cardona obtuvo el indulto de parte del gobernador del estado, su apelación cuenta con más peso para revertir el proceso de deportación que ahora enfrenta. De tener éxito con su petición, el colombiano podrá obtener el cuidado médico que requiere para atender sus condiciones médicas.

Cardona padece problemas respiratorios, depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático; algunos de sus padecimientos se deben a los cuatro meses que estuvo trabajando como voluntario en la zona cero, respirando hollín y polvo, entre otras sustancias tóxicas.

Dice un comunicado de la oficina de Cuomo:

Con este perdón, el señor Cardona y su abogado podrían reabrir el caso de su orden final de deportación demostrando que las bases para su deportación ya no son válidas”.

El indulto de un gobernador, sin embargo, no garantiza la permanencia en Estados Unidos. Cardona y su familia pronto verán si los últimos 27 años como un integrante ejemplar de la comunidad pueden ablandar las estrictas políticas de la agencia migratoria.

Via New York Times.

comentarios
CARGANDO...