La insuficiencia renal en México

Según el Sistema de Datos Renales de Estados Unidos, en ningún país se registran niveles tan altos de esta enfermedad como en México. (Getty images, archivo)

Según el Sistema de Datos Renales de Estados Unidos, en ningún país se registran niveles tan altos de esta enfermedad como en México. (Getty images, archivo)

La insuficiencia renal aumenta dramáticamente en México.

De acuerdo al estudio Epidemiología de la insuficiencia renal en México, de la Secretaría de Salud, cada año se suman 40 mil nuevos casos.

Según el Sistema de Datos Renales de Estados Unidos, en ningún país se registran niveles tan altos de esta enfermedad como en México. Esto significa que por cada millón de habitantes se reportan más de 500 enfermos.

Sabemos que hay factores de la vida cotidiana que pueden condicionar o acelerar la enfermedad renal. El sobrepeso, hay que cuidado el peso, cuidar la alimentación, tener un control médico periódico es fundamental eso, tanto en niños como en adultos, la ingesta de sal, que no sea tan abundante”, dijo el doctor Benjamín Romero, nefrólogo pediatra del Instituto Mexicano de Investigaciones Nefrológicas.

Hace dos años Ana Karen supo que tenía insuficiencia renal crónico terminal; ella necesitaba un riñón, el cual se lo donó la mamá.

A los 22 años yo tenía una tez muy amarilla, muy pálida, me cansaba mucho y me daba mucho sueño. Un doctor me comentó –te vamos a mandar a hacer análisis de sangre- y ahí fue donde se detectó la insuficiencia renal”, contó Ana Karen Escalante, paciente trasplantada de riñón.

La insuficiencia renal consiste en la pérdida progresiva e irreversible de las funciones de los riñones; es causada por diversos padecimientos como la obesidad, diabetes e hipertensión mal controladas; desafortunadamente no da síntomas hasta que el paciente se encuentra en etapas muy avanzadas.

Las enfermedades de los riñones si no se diagnostican oportunamente no se vigilan. Pueden comprometer la vida llevando a la persona a enfermedad renal crónica, en cualquiera de sus diferentes etapas y, sino se trata, y no se aborda en forma eficiente, llegarán a la diálisis y al trasplante renal”, añadió el doctor Benjamín Rimero, nefrólogo pediatra del Instituto Mexicano de Investigaciones Nefrológicas.

Desde los 11 años de edad, Leysa Uscanga desarrolló insuficiencia renal; a los 20 años se embarazó. Esta condición agudizó su enfermedad, le era urgente un trasplante de riñón. Su esposo fue el donador.

La posibilidad que me daban muchos doctores es que yo ya no iba a seguir en esta vida, entonces a mi niño se lo iba a dejar a mi mamá y a mi papá, y ahorita es una gran diferencia saber que puedo estar con mi niño que puedo verlo crecer”, aseveró Leysa Uscanga, paciente trasplantada de riñón.

En México hasta hoy hay casi 13 mil personas en la lista de espera del Centro Nacional de Trasplantes para recibir un riñón. Este es el órgano más solicitado en el país, pero sólo se realizan aproximadamente dos mil 700 trasplantes al año, esto quiere decir que un gran número de pacientes nunca alcanzan un trasplante renal.

Por ello los especialistas aconsejan estar atento a los signos y síntomas que denotan un problema en el riñón como:

-Retención de líquidos que provoca que la persona se hinche.
-Problemas en la orina como urgencia o color obscuro.
-Dolor de cabeza
-Palidez progresiva
-Cansancio y fatiga
-Falta de apetito
-Dolor en la parte baja de la espalda.

Las enfermedades renales están consideradas como padecimientos catastróficos porque son muy costosas en su tratamiento y calidad de vida. Por eso lo mejor es prevenir.

Una buena alimentación balanceada en los diferentes tipos de nutrientes, mantener un buen peso, hacer ejercicio, una buena ingesta de agua y llevar un buen control médico periódico, aunque nos sintamos bien”, concluyó el doctor Benjamín Romero, nefrólogo pediatra del Instituto Mexicano de Investigaciones Nefrológicas.

Con información de Irlanda Maya
Vm,

comentarios
CARGANDO...