La Constitución de 1917, la historia

Convencido de que el Constitucionalismo no debía ser sólo una restauración política, por decreto, el 14 de septiembre de 1916 Venustiano Carranza convocó un Congreso Constituyente para rehacer la ley suprema de la República. (Getty Images, archivo)

Convencido de que el Constitucionalismo no debía ser sólo una restauración política, por decreto, el 14 de septiembre de 1916 Venustiano Carranza convocó un Congreso Constituyente para rehacer la ley suprema de la República. (Getty Images, archivo)

 

Este 5 de febrero de 2017 se cumplen 100 años de la promulgación de la Constitución de 1917.

Hoy en día no todos los mexicanos saben la importancia de la Carta Magna, muchos desconocen sus principales artículos y para otros más les es indiferente. Un estudio de la UNAM indica que el 90 por ciento de los mexicanos no conocen nada sobre la Constitución.

Es la que nos dice cuáles son nuestros derechos cuáles son nuestras libertades cuáles son nuestros medios de defensa contra el propio estado, cuáles son las prerrogativas de las que soy beneficiario como ciudadano para ejercer mis libertades políticas. SI no los conozco cómo los ejerzo, y es por eso es importante conocer la constitución si no en lo técnico, sí en lo esencial para que sepa defender mis derechos mis libertades y muy importante, que respeten mi dignidad”, explicó Jorge Islas, especialista en Derecho Constitucional.

Durante las dos primeras décadas del siglo XX, México experimentó continuas convulsiones, así como la transición a un estadio que determinó la actual realidad nacional.

Había dos grupos sociales bien identificados: los privilegiados y pudientes encabezados por Victoriano Huerta y el sector de la población humilde, los trabajadores explotados y los campesinos sometidos al peonaje. Unos representaban al antiguo régimen y eran apoyados por el Ejército federal, los otros se conformaron en las huestes rebeldes dirigidas por guerrilleros y caudillos que luchaban por un cambio total.

Esta etapa de la Revolución, conocida como Constitucionalista, se caracterizó por las limitaciones del crecimiento porfirista. Había bajos salarios, un proteccionismo comercial, precios altos, una enorme población rural, una dependencia del extranjero y gran tensión social.

Con los revolucionarios al control de poder político en el país, se reconfiguraron todas las estructuras políticas, económicas sociales e ideológicas. Así surgió un paternalismo en la relación del Estado con los sectores obrero y campesino. Esto para evitar luchas independientes ante el poderío económico de capitalistas y terratenientes. Una nueva Constitución tendría el papel de mediador de la lucha de clases y conciliador de los intereses de los diferentes grupos sociales. De ahí que, Venustiano Carranza consideró urgente la promulgación de la nueva Carta Magna.

Pienso yo, de tres etapas para impulsar la Constitución de 1917: la primera y la más clara es el desafío y la revuelta que inicia en contra del usurpador de Victoriano Huerta, para restablecer el orden institucional. Se da cuenta que hay que pacificar al país y pacificar al país quería decir acabar con la anarquía post revolucionaria y se dio cuenta que esto no lo iba a lograr si no se creaba y se pactaba un nuevo acuerdo de reglas. Cuidaron técnicamente que no se llamara nueva sino reforma de la Constitución de 1857. Fue un nuevo arreglo político con nuevas reglas nuevos derechos y un nuevo ideal en favor de la justicia social”, añadió Jorge Islas, especialista en Derecho Constitucional.

Los ganadores de la Revolución requerían un poder ejecutivo fortalecido en medio de la dispersión política y la conmoción social. Así surgió el presidencialismo y con éste, los constitucionalistas materializaron la fuerza de la clase en el poder, e institucionalizaron su capacidad de mediatización y arbitraje en los conflictos sociales.

Tras la ruptura entre obreros y constitucionalistas, se había violado en la práctica la Constitución de 1857. Artículos habían sido modificados totalmente, otros de manera parcial y algunos no se aplicaban o eran anticuados. Convencido de que el Constitucionalismo no debía ser sólo una restauración política, por decreto, el 14 de septiembre de 1916, Venustiano Carranza convocó un Congreso Constituyente para rehacer la ley suprema de la República, a partir de las reformas dictadas durante la lucha revolucionaria.

El 1 de diciembre de 1916 se instaló en Querétaro el congreso constituyente.

Había dos grupos: el renovador y el radical. Prevalecieron las ideas económico-sociales. Carranza envió su proyecto constitucional respetando el espíritu liberal de la anterior Carta Magna.

Entre la clase política en el poder, había cierto sentimiento nacionalista y antimperialista, el cual tuvo cierto eco en la Constitución de 1917 a través de artículos como el 27 y la ideas de que la tierra es de quien la trabaja, la limitación del saqueo del petróleo y los minerales. La nueva Constitución significó un pacto político, estableció las nuevas reglas de acceso y ejercicio del poder, así como los derechos de los obreros y los campesinos.

Es la Constitución de mayor avanzada en el siglo XX, porque es la primera que de manera genuina y original promueve por primera ocasión en toda la historia de la humanidad y en toda la historia de los sistemas políticos los derechos sociales. Los rusos un año después, lo integran a su constitución fue tan importante que dos años después los alemanes en la república de Weimar en Alemania lo incorpora fue tan importante que la organización internacional del trabajo incorpora muchos de estos principios fue tan importante que en la declaración universal de los derechos humanos de 1948 hay artículos precisos y concretos que incorporan los mismos derechos que promovió el constituyente de Querétaro en 1917”, aseveró Jorge Islas, especialista en derecho constitucional.

 

Con información de Mario Villanueva Solorio
VM,

comentarios
CARGANDO...