La administración de Donald Trump considera separar a los migrantes de sus hijos, pero ¿es legal?

Toman una fotografía en las inmediaciones de la Garita de San Ysidro. (Getty images, archivo)

Toman una fotografía en las inmediaciones de la Garita de San Ysidro. (Getty images, archivo)

La frontera México-Estados Unidos es la más concurrida del mundo; se trata de tres mil 152 kilómetros que dividen a nuestro país de su vecino del norte.

Diariamente cruzan miles de personas de manera indocumentada en busca de mejores condiciones de vida para sí mismos y para sus familias.

De hecho, y de acuerdo con expertos, la migración en núcleos familiares es cada vez común.

Las fronteras se han convertido en una zona de cruce de familias, antes eran inmigrantes adultos solos, individuos, pero a partir del 2008 y fundamentalmente entre el 2009 y 2010 empieza a crecer el flujo de familias completas”, dijo Carlos Marentes, director del Centro de Trabajadores Agrícolas Fronterizos de El Paso, Texas.

La administración de Donald Trump considera esta información como parte de su estrategia antiinmigrante.

Si algunos menores logran escabullirse a Estados Unidos, con sus padres ¿El personal del Departamento de Seguridad Nacional va a separar a los niños de sus mamás y sus papás? Si estoy considerando, con el fin de disuadir más movimiento a través de esta red terriblemente peligrosa, estoy considerando exactamente eso, ellos estarán bien cuidados, así como sus padres”, aseveró John Kelly, secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Hasta hoy, esto es sólo una consideración, pero de concretarse equivaldría a cometer un delito, según académicos.

Si lo hiciera el gobierno equivale a un secuestro, es secuestrar a un niño y entonces incumple, solamente para empezar, las normas internacionales sobre protección de la infancia, el interés superior del niño se está violentando en forma flagrante y, insisto, a nivel de norma local se está cometiendo un secuestro, independientemente de la calidad migratoria de la persona, separar, premeditadamente, sabiendo que a quien se separa es al niño respecto de un vinculado legal -padre o madre-, equivale a la comisión de un delito”, explicó el doctor Javier Urbano, experto en migración en la Universidad Iberoamericana.

La sola consideración de esta medida, dicen activistas, ha generado un ambiente de miedo entre los migrantes.

Ellos están muy preocupados por toda la administración que está agarrando gente en la calle y está, no está deportando criminales, está deportando trabajadores. La gran mayoría que llega aquí son gente que está trabajando, que están ayudando a la economía del país, entonces ellos se quedan confundidos de esta postura de ser separados de sus familias”, aseveró el padre Patricio Murphy, director de la Casa del Migrante de Tijuana.

“Desde nuestro punto de vista este es un elemento más a la campaña de terror que se ha desatado en contra de la comunidad de migrantes, en el pasado el enfoque de la ofensiva antiinmigrante era en contra de los adultos, ahora ya el hecho de que se anuncia de que se va a separar a las familias, de que se va detener a una familia y se les va a trasladar a distintos centros de detención, pues ha creado un temor todavía más grande, porque si a algo se le tiene mucho miedo, los migrantes, es a la idea de dividir a las familias en un país extraño”, añadió Carlos Marentes, director del Centro de los Trabajadores Agrícolas Fronterizos de El Paso, Texas.

“Esto tiene unos niveles de aplicación bastante complejos y que yo al día de hoy solamente lo atribuyo a una bravuconada, para generar un ambiente de terror”, concluyó Javier Urbano, experto en migración de la Universidad Iberoamericana.

De acuerdo con el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, en febrero se dieron 18 mil 762 detenciones de migrantes, de las cuales, tres mil 124 detenciones fueron familias.

 

Con información de Marco Dueñas
Vm,

comentarios
CARGANDO...