Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán operaba en 54 países

Planta de marihuana Getty Images archivo

Planta de marihuana (Getty Images-Archivo)

Dicen que, en el norte de México, a las personas de baja estatura les dicen Chapo o Chapito.

Ese es el apodo de Joaquín Guzmán Loera, un sinaloense de un metro con 55 centímetros.

Y tal vez, para compensar su corta estatura, es que siempre actuó en grande y a costa de que o quien fuera.

Fue así que se convirtió en el líder del Cártel de Sinaloa.

Liderazgo que no le bastó, así que, en los 90, su organización criminal se enfrascó en una lucha contra el Cártel de Tijuana, por el control de plazas y rutas.

Lucha que, el 24 de mayo de 1993, terminó con la vida del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, en medio de un fuego cruzado en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara, Jalisco.

Dos semanas más tarde, el 9 de junio de 1993, “El Chapo” fue detenido. Pero ese no era el fin del narcotraficante.

El 19 de enero de 2001 se fugó del penal de Puente Grande, en Jalisco, y permaneció prófugo durante 13 años, periodo en el que, otra vez, buscó actuar en grande.

Recompuso sus alianzas y, con ello, fortaleció y extendió la estructura criminal del Cártel del Pacífico hasta lograr que, según estimaciones, fuera su organización la que distribuyera el 35% de toda la cocaína y marihuana que se trafican en el mundo entero.

Los brazos de “El Chapo”, según estudios, alcanzan 54 naciones, entre los que destacan, Perú, Guatemala, Chile, Argentina, Colombia, Cuba, Nicaragua, El Salvador, Belice, Ecuador, Uruguay, Italia, Suiza, Espala, Alemania, Francia, Australia, Malasia, Indonesia, China, Japón y Estados Unidos.

En la Unión Americana su influencia abarca 31 estados, entre los que destacan California, Illinois, Texas y Pensilvania.

En México opera en más de 20 estados como Sonora, Sinaloa, Durango, Nuevo León, Tamaulipas, Zacatecas, Nayarit, Jalisco, Colima, Guanajuato, Morelos, Guerrero, Chiapas y Quintana Roo.

“Su presencia más fuerte efectivamente es la Unión Americana, en Estados Unidos, pero llega hasta Canadá, es decir, no solamente en términos de su presencia como distribuidor o transportista de droga porque tiene las dos funciones, sino también algo interesante es que aprovechan los caminos financieros, y los caminos empresariales para tener presencia, no solamente en México, sino en otros países”, añadió René Jiménez Ornelas, coordinador de la Unidad de Análisis sobre Violencia de la UNAM.

Según cálculos de organismos internacionales, los distintos cárteles del narcotráfico en México obtienen ingresos anuales en bruto, por la exportación de droga a los Estados Unidos, de aproximadamente de seis mil millones de dólares, de los cuales, el Cártel de Sinaloa, de Joaquín ‘El Chapo’, Guzmán, obtiene la mitad: tres mil millones de dólares.

Tras la muerte de Osama Bin Laden, el gobierno de Estados Unidos consideró a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera como el hombre más buscado del mundo, con al menos seis acusaciones pendientes, en los que se les imputan decenas de cargos en Cortes de California, Nuevo México, Texas, Illinois y Nueva York.

Pero la grandeza que siempre buscó “El Chapo” fue su condena. La amplitud de sus operaciones fue equiparada con la de su búsqueda. En todo el mundo operaba, en todo el mundo se le buscaba.

 
Con información de FOROtv.
Vm,

comentarios
CARGANDO...