15 mil científicos advierten a la humanidad sobre la próxima extinción masiva

Fotografía de la Tierra desde el espacio

(Photo by Alexander Gerst / ESA via Getty Images)

El lunes 13 de noviembre fue publicado un artículo firmado por más de 15 mil miembros de la comunidad científica internacional (quizá el mayor número de firmas en un artículo científico) con un claro y contundente mensaje: si los humanos no tomamos medidas drásticas, inevitablemente provocaremos una substancial e irreversible catástrofe ambiental.

El artículo fue titulado “Científicos del mundo advirtiendo a la humanidad: Un segundo aviso“, en referencia a otro artículo publicado en 1992. Entonces, 1,700 científicos (incluidos la mayoría de los Nobel en ciencias) advirtieron que los humanos y el mundo natural se encontraban en “curso de colisión”, y que debíamos controlar nuestros daños al medio ambiente en 9 áreas como la reducción del ozono, de las selvas, la población humana y el cambio climático. 25 años después, todos los rubros que estos científicos que debíamos mejorar –menos uno– empeoraron.

Áreas de preocupación

Entre las mayores preocupaciones de la comunidad científica están las tendencias actuales del cambio climático, la deforestación y la industria agrícola –en particular la ganadera y el consumo de carne–.

Según el reporte, de 1992 a hoy se redujo en un 26% la cantidad de agua dulce disponible per capita, se perdieron 1.2 millones de km² de bosque y aumentó en un 75% el número de zonas muertas en los océanos. Una zona muerta es un área donde los niveles de oxígeno en el agua son tan bajos –o de plano nulos– que la vida acuática no puede proliferar.

Además, los científicos también advirtieron que el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces en la Tierra se ha reducido en 29% y que la extinción masiva que detonamos –la sexta en 540 millones de años– pone en peligro crítico la biodiversidad actual del planeta.

Soluciones urgentes

Gran parte de estos problemas ambientales son atribuidos a la explosión demográfica. Desde 1992, el número de humanos incrementó en 35%, es decir, se sumaron 2 mil millones más.

“Si fallamos en limitar adecuadamente el crecimiento demográfico, replantear la función de una economía basada en crecimiento, reducir gases de efecto invernadero, incentivar energía renovable, proteger hábitats, restaurar ecosistemas, frenar la contaminación, detener la deforestación y contener especies invasoras, entonces la humanidad no está dando los pasos urgentes para salvaguardar nuestra comprometida biósfera”, concluía el artículo.

Aunque el panorama a futuro no es particularmente optimista, los autores remarcaron que sí es posible hacer cambios positivos, ejemplificado con la restauración de la capa de ozono.

El artículo invita a la comunidad científica, media influencers y a la población en general a generar presión sobre sus gobernantes para que tomen medidas inmediatas.

Los autores además enlistaron varias acciones para empezar la transición hacia una economía sustentable. Acciones como reducir el uso de combustibles a favor de energías renovables, promover dietas mayoritariamente veganas y bajar las tasas de fertilidad. Agregaron que este último rubro tiene que ir de la mano de políticas que garanticen la educación sexual, la libre planificación familiar, y el uso y acceso a preservativos para todos.

 

 

Vía ScienceAlert, Bioscience

comentarios
CARGANDO...