#Trump

¿Quién gana y quién pierde con la discusión entre Meryl Streep y Donald Trump?

Meryl Streep recibiendo el Globo de Oro honorífico 2017. (Paul Drinkwater/NBCUniversal via Getty Images).

La entrega de los Globos de Oro 2017 estuvo enmarcada por el emotivo discurso que la actriz Meryl Streep dio contra Donald Trump, y la respuesta horas después, recibió por parte del presidente electo de los Estados Unidos.

¿Qué fue lo que pasó? ¿Cuáles son las raíces de este enfrentamiento y quién se vio beneficiado por esta polémica? ¿Por qué la tendencia de Trump a contestar cualquier ofensiva? A continuación intentaremos aclarar estos cuestionamientos.

El discurso

La noche del 8 de enero, en el hotel Beverly Hilton de Beverly Hills, se llevó a cabo la edición número 74 de los Globos de Oro. Uno de los momentos más comentados de la ceremonia, fue cuando la actriz Meryl Streep fue condecorada con el premio honorífico Cecil B. Demille a la trayectoria.

Una de las cosas que caracterizan a Streep, además de su ovacionada calidad histriónica, es su capacidad para dar discursos conmovedores y contundentes. Sin embargo, el de anoche le ha dio la vuelta al mundo, pues sin mencionarlo directamente, la actriz criticó al próximo presidente de los Estados Unidos.

Aquí el discurso integro de Streep:

“Gracias Hollywood Foreign Press. Para seguir la línea de lo que dijo Hugh Laurie, nosotros, todos los presentes, pertenecemos a un segmento denigrado de la población. Piénsenlo: Hollywood. Extranjeros. Y la prensa. Pero, ¿quiénes somos? ¿Qué es Hollywood? Es un grupo de gente que viene de todos lados. Yo nací, crecí y me eduqué en las escuelas de New Jersey. Viola nació en una cabaña en Carolina del Sur y creció en Central Falls. Sarah Paulson nació en Florida y la educó su mamá soltera en Brooklyn. Sarah Jessica Parker era una de siete u ocho hijos en Ohio. Amy Adams nació en Italia y Natalie Portman en Jerusalén. ¿Dónde están su actas de nacimiento? Y la hermosa Ruth Negga nació en Etiopía, creció en Londres. No, en Irlanda, me parece. Está aquí nominada por hacer el papel de una chica de un pueblo de Virginia. Ryan Gosling, como toda la gente más amable, es canadiense. Y Dev Patel nació en Kenia, creció en Londres, y está aquí por hacer el papel de un Indio que vive en Tasmania…

Así que Hollywood está lleno de extranjeros y foráneos, y si nos quieren echar a todos se van a quedar sin nada que ver más que futbol y artes marciales mixtas que NO son las artes… Me dieron tres segundos para decir esto… El único trabajo de un actor es entrar en la vida de personas que son diferentes a nosotros y dejarte sentir lo que eso se siente. Y hubo muchas actuaciones poderosas este año que lograron justo eso. Un trabajo asombroso y compasivo. Pero hubo una actuación este año que me impactó, metió sus ganchos en mi corazón. No porque fuera buena, no tenía nada de buena, pero era efectiva y hacía su trabajo. Hacía reír a su audiencia y enseñar sus dientes.

Fue en ese momento, que la persona a la que se le pidió sentarse en el asiento más respetable en nuestro país, imitó a un reportero discapacitado. Alguien a quien superaba en privilegio, poder y la capacidad de defenderse. Eso me rompió el corazón. Todavía no puedo sacármelo de la cabeza porque no era una película. Era la vida real.

Y ese instinto de humillar, cuando está modelado por alguien en la plataforma pública, por alguien poderoso, se filtra dentro de la vida de todo mundo, porque como que da permiso para que otra gente haga lo mismo.

La falta de respeto invita a la falta de respeto. La violencia incita a más violencia. Cuando los poderosos usan su posición para abusar de otros, todos perdemos…

Ok, esto me lleva a la prensa. Necesitamos, la prensa principal, hacerlos responsables, por cada atrocidad que hagan. Por eso, los fundadores de nuestro país, usaron la constitución para proteger a la prensa y sus libertades. Así que solo quiero pedirle a la Hollywood Foreign Press y a todos los que pertenecemos a esta comunidad que se unan y me apoyen en el comité para proteger periodistas. Porque vamos a necesitar que sigan adelante, y ellos van a necesitar que nosotros salvaguardamos la verdad.

Una cosa más. Una vez, estaba para en un set quejándome por algo, horas extras, o algo así. Tommy Lee Jones me dijo: “¿no es un privilegio, Meryl, solo ser un actor?” Sí, sí lo es. Y tenemos que recordarnos los unos a los otros sobre el privilegio y la responsabilidad del acto de la empatía. Debemos estar orgullosos del trabajo que Hollywood honra esta noche.

Como mi querida amiga, la recién fallecida Princesa Leia, me dijo una vez: “toma tu corazón roto y conviértelo en arte. Gracias”.

Para nadie es un misterio que la industria del entretenimiento está divida por Trump. Mientras hay cadenas de televisión y medios que de forma vedada muestran su apoyo al próximo presidente, otras no pierden la oportunidad de hacerle señalamientos negativos. Hollywood no escapa a este huracán, más allá de los intereses económicos y de poder, en su ideología más profunda este microuniverso está conformado por figuras procedentes de todo el mundo, quienes ven en la figura de Trump a un antagonista.

Las burlas en sketches televisivos, los frecuentes tuits y manifestaciones en contra de Trump por parte de poderosas figuras hollywoodenses lo demuestran.

Serge Kovaleski

En el discurso Streep mencionó la mofa que Donald Trump hizo a un reportero con discapacidad. Este incidente tuvo lugar durante un discurso en noviembre del 2015, donde Trump recordó un artículo que Serge Kovaleski, periodista de The New York Times, escribió en 2001, y que de acuerdo al magnate, fue escrito para hacerlo quedar mal.

Al referirse a Kovaleski, Trump hizo unos movimientos que parecían hacer burla a la condición crónica que padece el periodista:

En su momento, esta aparente burla causó revuelo en redes sociales. No obstante, el asunto cayó rápidamente en el olvido, pues por entonces Trump sólo era un aspirante a la candidatura presidencial del Partido Republicano y pocos se tomaban en serio su candidatura.

Los tuits de Trump

La respuesta de Donald Trump no se hizo esperar, y llegó por medio de su cuenta de Twitter, calificó a Streep como “una de las actrices más sobrevaloradas de Hollywood” y la señaló como lacaya de Hillary Clinton.

Sobre la polémica con Kovaleski, Trump aclaro una vez más que nunca se burló de su discapacidad:

Estas respuestas, para muchos viscerales, lejos de calmar los ánimos por discurso de Streep, avivaron la polémica e hicieron que el tema se mantuviera dentro de los más buscados en redes sociales. Cualquier otro político, y más un presidente electo a días de asumir el poder, hubiera optado por un mensaje conciliador. Todos menos Trump, cuya imagen para la opinión pública está más cercana a una figura del espectáculo.

Los tuits de Trump generan ondas expansivas de alcances inesperados, basta con ver el número de retuits, favs, y respuestas de cada uno de ellos.

Con un arma así, la polémica fue una de las fortalezas del presidente electo durante el período electoral. Convertir cada tuit, cada respuesta, o cada discurso, en todo un show rindió -y sigue rindiendo- sus frutos. En este sentido, para un hombre acostumbrado a vender su imagen y conocedor del impacto que pueden tener en los medios sus mensajes, una mención como la hecha por Meryl Streep es campo de cultivo para seguir ganando notoriedad.

Podría pensarse que las menciones negativas hacia su persona dañan la imagen de Trump, no obstante, los últimos meses nos han mostrado que sus seguidores están conformes, e incluso gozan de esas actitudes de showman polémico, sin importar que se le acuse de cosas tan graves como misoginia o racismo.

Hollywood contra Trump

Tener en contra a personalidades tan mediáticas y de diversos campos sería el final para cualquier aspirante a un cargo político, no así para Trump, hombre acostumbrado a los reflectores, y en cierta forma, un viejo lobo de mar en la industria del entretenimiento.

Los últimos meses hemos sido testigos de cómo figuras del espectáculo, y de otros campos como el deportivo o el cultural, se han manifestado en contra de Donald Trump y la ideología que éste representa, valiéndose de discursos, entrevistas, parodias, o de las redes sociales.

El discurso de Streep permeó la sociedad porque hace referencia a una de las bases sobre las que se construye la esencia estadounidense: Un país que nació y se hizo grande gracias al esfuerzo y trabajo de hombres y mujeres provenientes de distintas partes. Hollywood, como mencionó Streep, es una excelente analogía de ello.

El dilema es que, aunque en el mundo se aplaude el discurso de Streep y los medios lo han replicado infinidad de veces, tras la respuesta de Trump hay un sabor de pesimismo. Por cada persona que se indigna por sus disparatadas respuestas, hay quien las festeja y las hace suyas.  La pregunta es ¿quién realmente gana, y quién pierde, en estos encontronazos mediáticos?

Donald Trump y su esposa Melania, al recibir su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, el 16 de enero de 2007. (Foto de Vince Bucci/Getty Images).

Donald Trump recibiendo su estrella en el paseo de la fama de Hollywood en enero de 2007.

 

CARGANDO...