“El hospital del Papa” puso en riesgo a niños por un beneficio económico

hospital pediátrico, bambino gesu, Papa Franciso, atención médica, hospital, niños

El Hospital pediátrico habría ocasionado la muerte de varios niños debido a sus prácticas irresponsables.

Una investigación de The Associated Press confirmó que el Hospital Pediátrico Bambino Gesu, “El Hospital del papa” puso en riesgo la salud de varios niños para sacar mejores beneficios económicos.

Ya en 2014, cuatro médicos y enfermeras del hospital pediátrico del Vaticano, habían acusado a la nueva administración de haber tomado atajos y de saltarse protocolos médicos con tal de generar más ganancias económicas.

Hoy en día le está dando más prioridad a las ganancias financieras que a la salud de los niños”

Entre los datos arrojados por esta investigación se descubrió que en la administración  que coordinó el centro entre 2008 y 2015. Varios niños sufrieron las consecuencias de un servicio deficiente de parte del hospital que buscaba ampliar sus servicios y convertir una iniciativa deficitaria del Vaticano en una fuente de ingresos.

  • Las malas condiciones higiénicas tuvieron consecuencias letales, entre ellas un brote de 21 meses de una bacteria resistente a los antibióticos en el ala de oncología que habría matado a ocho niños.
  • Para ahorrar dinero, se usaron de forma inadecuada equipos y materiales desechables, y se hizo un pedido de jeringas tan baratas que se partían al ser inyectadas en los pequeños.
  • Los médicos a veces tenían tanta presión para realizar más operaciones que sacaban a los niños de la anestesia antes de tiempo.

Algunos de los problemas se habían identificado en 2014 en la comisión autorizada por el Vaticano, que agrupaba a una decena de médicos, enfermeras y administradores del hospital, actuales y pasados. Los investigadores pasaron tres meses reuniendo información y entrevistando al personal fuera de las instalaciones.

Datos arrojados por entrevistas realizadas a una docena de empleados, pacientes, familiares y autoridades sanitarias constatan que las quejas de parte de sindicatos de trabajadores y otros miembros del personal eran ignoradas o mantenidas en secretoEl sindicato principal del hospital señaló que varios problemas encontrados en aquel entonces siguen existiendo hasta el día de hoy.

Hace diez años, las salas de urgencias estaban atestadas, y sigue pasando. Hace diez años había pacientes esperando en camillas, y sigue pasando. Hace diez años uno entraba con una enfermedad y salía con dos infecciones hospitalarias, y sigue pasando”

Así lo denunció la agrupación gremial en su informe de julio del 2016, y añadieron:

¿Qué ha cambiado en diez años? Las máquinas son mejores, los medicamentos son mejores, pero la calidad de la atención médica no”.

El doctor retirado, Vincenzo Di Ciommo Laurora, en su momento epidemiólogo del hospital, resumió la doctrina imperante en esa época:

Mientras más cosas se le hace a un paciente, más dinero entra. Hay que producir, producir, producir”

George Pell, responsable financiero del Vaticano en 2014, pidió a la hermana Carol Keehan, presidenta y directora ejecutiva de Catholic Health Association en Estados Unidos, que realizara una evaluación completa de las operaciones del Bambino Gesu en enero de 2015. Pell está actualmente acusado de agresión sexual en su natal Australia.

Por su parte, representantes del hospital Bambino Gesu rechazaron con firmeza los hallazgos de Associated Press y amenazaron con emprender acciones legales en su contra. El centro afirmó que la investigación de AP se basaba en información:

en algunos aspectos falsa, en otros seriamente infundada y desfasada por dos años, argumentando que la información era improbable a nivel clínico y difamatoria a un nivel ético y moral”.

La hermana Keehan habría pasado tres días revisando transcripciones de reuniones y cuadros de turnos,  ya que ningún miembro del personal investigador hablaba italiano. La investigación a su cargo habría omitido ahondar en las quejas de los sindicatos así como también los reportes sobre situaciones negativas.  Su reporte final desautorizó muchos de los hallazgos del primer informe, concluyendo que el hospital pediátrico era “el mejor de su clase”en muchos aspectos .

La institución citó su reputación como un centro de excelencia. Argumentando la capacidad del hospital para atraer a cirujanos de alto nivel para trabajar allí y de recibir visitas de celebridades, como Melania Trump, la actual primera dama de Estados Unidos.

“Llegamos pensando que tendríamos que sacar la gran revelación, pero no vimos fundamento alguno para esas quejas”, dijo Carol Keehan en una entrevista.

La hermana agregó:

¿Puedo decir que jamás nadie allí comete un error? Por supuesto que no… Pero, ¿puedo yo decir que se trata de un hospital que ofrece una atención médica excepcional a niños? Absolutamente, totalmente”.

Incluso el papa Franciso parece estar al tanto de la reputación de “su hospital”. En navidad de 2016, el Sumo Pontífice aprovechó una audiencia con miles de trabajadores y pacientes para advertir al personal en contra de caer víctimas de la corrupción, a la que describió como “el mayor cáncer” que puede sufrir un institución de salud.

“El Bambino Gesu ha tenido una historia que no siempre ha sido buena”, dijo el papa en aquella reunión: 

Miren a los niños y dejen que cada uno de nosotros piense, ‘¿puedo hacer negocios corruptos con estos niños? ¡No!’”.

Con información de: AP News

CARGANDO...