#Gasolinazo

Gasolinazo no es por la reforma energética: Meade

José Antonio Meade, secretario de Hacienda

 

José Antonio Meade, secretario de Hacienda, afirmó en el estudio de Despierta con Loret que el gasolinazo no se debe a la reforma energética y no fue una decisión, sino una circunstancia. Explicó que México importa gasolinas, las compra en el mercado internacional, y el precio en ese mercado subió. “Lo que estamos enfrentando es una circunstancia y estamos viendo la mejor forma de hacerlo”, dijo.

Aclaró que se analizaron alternativas para responder a esas circunstancias, pero el panorama del 2016 fue un aumento de casi 20% en el precio internacional del petróleo y más de 2 pesos en el tipo de cambio. Estas dos circunstancias implicaban un incremento muy importante en el precio de las gasolinas “en donde no mediaba decisión del gobierno; el gobierno no fija el tipo de cambio, el gobierno no fija el precio de las gasolinas y la única decisión que se tomó en diciembre fue bajar el impuesto, que es lo que el gobierno sí controla, el impuesto legislado, el impuesto que está en ley es de 4.28 pesos por litro de gasolina, se bajó a 3.16, esto es, se bajó más de un peso, eso es lo que podíamos bajar el impuesto sin poner en riesgo finanzas públicas, sin meternos en un proceso de recortes que hubiese generado mucho más daño a la ciudadanía”.

José Antonio Meade reiteró que buscaron acomodar el impacto del incremento y que la reacción de las autoridades ha sido “explicar, dar la cara, decir qué es lo que está pasando, ponerlo en su contexto internacional, ver que lo que pasó en México, pasó en todas partes del mundo, ubicar el precio de la gasolina en su contexto comparativo”.

Protestas contra el gasolinazo / EFE

marcha, gasolina, gasolinazo

PROTESTAS

El secretario de Hacienda admitió que no previeron las protestas “y además pensamos que no es justificado, la parte que estuvo asociada con violencia”. Dijo que quienes incurrieron en esos actos, es gente molesta pero escogió expresarlo “de una forma que ninguno de nosotros hubiéramos anticipado”.

Afirmó que sí ven las protestas como algo legítimo, “vemos legítima la molestia, nos duele, nos preocupa, nos ocupa”.

¿Ven mano negra?

“No sé si mano negra o no, pero vemos falta de legitimidad, el que llega en una camioneta a un supermercado y se lleva una tele de plasma y considera que eso está justificado como reacción a una circunstancia que nos vino de fuera”.

Agregó que debemos reconocer que el resto del año enfrentaremos una “situación bien complicada, que habrá mucha volatilidad en las variables” y es mejor, desde el punto de vista del gobierno, que “siempre expliquemos y (…) seamos claros de cuáles son las causas y cuáles las alternativas”.

Reiteró que se hizo un esfuerzo para recortar el gasto y que era “difícil” comunicar el incremento a las gasolinas, pero “no es una decisión que tome el gobierno, es un entorno el que nos cambia, que nos obliga a actuar sí con sensibilidad y también con responsabilidad”.

Sobre un segundo incremento a las gasolinas, Meade respondió que el precio de la gasolina se determina por tres factores fundamentales: se determina por el precio del petróleo, el propio precio de la gasolina y en menor medida por márgenes de refinación. “Tenemos enfrente enorme volatilidad y estamos esperando para ver cuál es el entorno que tenemos hacia febrero, pues dependerá de qué pase con nuestro tipo de cambio, que es hoy la variable que más se está moviendo, el precio del petróleo se ha movido poco, de hecho, ha bajado un poquito; y de la combinación de eso pues resultará qué pase con el precio de las gasolinas”.

Precisó que el precio internacional de las gasolinas podría subir o bajar y el precio en México dependerá de eso.

Cuestionado sobre si es posible dar marcha atrás al incremento en las gasolinas, Meade dijo que no se puede.

“No podemos salir a comprar gasolinas que hoy cuestan más y venderlas acá más barato sin acomodar el impacto de ese diferencial en algún lado y ese algún lado tiene solamente tres alternativas: o más deuda, o más impuestos, o una reducción del gasto, que afectaría gasto que es muy sensible”.

Sobre el IEPS y la propuesta de algunos partidos para reducirlo, Meade dijo que cuando se baja un impuesto, “la ley obliga a señalar en dónde o con qué lo compensamos desde el punto de vista de reducción del gasto”.

REFORMA ENERGÉTICA

Dijo que ante esta circunstancia que viene de fuera, algunos señalan que el incremento a los combustibles se debe a la reforma fiscal o a la reforma energética “y si pasamos lista de una y otra, pues encontramos que ahí no hay la razón del incremento a la gasolina”.

Explicó que la reforma energética deja que cualquiera pueda refinar, almacenar, transportar y vender gasolinas y obliga a Pemex a que comparta su infraestructura con quien quiera participar. “Nada de eso implica un incremento en el precio”, afirmó.

Sobre las reformas fiscales, dijo: “Tenemos un impuesto fijo a las gasolinas, que redujimos, al amparo de un estímulo fiscal del presidente a principios de año, pero el proceso fiscal deja fijo el impuesto en pesos y la gasolina se mueve para arriba o para abajo”.

Donald Trump bajo la lupa de Gabriel Guerra Getty Images
Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos / Getty Images

Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos. (Getty Images)

DÓLAR Y TRUMP

Sobre el impacto del dólar, José Antonio Meade dijo que “se hizo un esfuerzo por bajar el impuesto (fijo a las gasolinas) para no trasladar ese impacto en el precio de la gasolina, sino asumirlo dentro del gobierno con menores márgenes y la necesidad eventual de acomodarlo dentro del presupuesto”.

Sobre la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y el precio del dólar, el secretario de Hacienda dijo que “lo que más afecta a la economía, en México y en el mundo, es la incertidumbre” y el periodo de Trump como presidente electo ha sido caracterizado por la incertidumbre. Dijo que en cuanto inicie la nueva administración en Estados Unidos, México verá cómo acotar los diferentes escenarios y buscará que se reduzca la incertidumbre.

¿Seguirá subiendo el dólar? “Es más previsible, a mi juicio, que se regrese a que se siga depreciando”. Pero reiteró que acotarán la incertidumbre porque es lo que conviene a la relación de México con Estados Unidos y al tiempo que los mercados reconozcan las fortalezas que tiene la economía mexicana “eso haría posible que el tipo de cambio se regresara, pero de nuevo, difícil pronosticar sobre todo cuando se trata del futuro (..) envuelto en una incertidumbre de un fenómeno y de una administración que no conocemos”.

PRECIOS DE LA CANASTA BÁSICA Y LA TORTILLA

Sobre el precio de la gasolina y su impacto en otros precios, como el de la tortilla, Meade señaló que se preveían impactos moderados que se irían diluyendo, “no un proceso continuo y sostenido de incrementos en los precios”. Dijo que los incrementos se deben ir acotando y no deberá aumentar la inflación.

Afirmó que “el precio de la gasolina impacta de manera muy escasa el precio de producción de la tortilla” y que el precio de ese producto registró un aumento antes del incremento al precio de las gasolinas y que, ante ese escenario, la Procuraduría Federal del Consumidor está actuando.

PRESUPUESTO Y DEUDA

Ante la necesidad de revisar el presupuesto para cumplir con las metas de disciplina fiscal, dijo que se hará si es necesario. Para cumplir las metas planteadas en el paquete económico, “es muy importante preservar la salud de las finanzas públicas”. Sin embargo, reconoció que hay un riesgo de crecimiento a la baja y estarán vigilante, “si hubiera necesidad de hacer recortes los haremos”.

Sobre la deuda pública, Meade explicó que desde 2008 todos los países del mundo empezaron a incrementar su deuda y los gobiernos debían dar a las economías un “espacio de soporte”. Instituciones como el Fondo Monetario Internacional recomendaron a México endeudarse más, pero “México fue prudente entonces, sí se endeudó, la deuda empezó a crecer desde entonces, aprovechó el espacio fiscal que tenía, y hoy toca empezar a reducir”.

Sobre su desempeño como secretario de Hacienda con Felipe Calderón y ahora con Enrique Peña Nieto, dijo que “hay que entender la circunstancia y el contexto de cada uno”.

Explicó que con Felipe Calderón, México producía 2.7 millones de barriles diarios, había una diferencia de 35 dólares entre el precio del presupuesto y el precio que se observó en las gasolinas y había gran capacidad de generar excedentes y en ese contexto se mantuvo artificialmente bajo el precio de la gasolina. Dijo que fue “una decisión política que se tomó porque había espacios, hoy no los hay”.

MLV

CARGANDO...