Esto es lo que contienen las bóvedas del día del “Juicio Final”

boveda juicio final

. (AP Photo/David Keyton)

En Noruega se preparan para cuando haya un desastre terrible en el mundo, ya sea natural o causado por una guerra. Es por eso que crearon una bóveda llamada del “juicio final”, misma que se encarga de preservar las semillas de miles de plantas de cultivo de todo el mundo. Ahora esta bóveda tendrá una hermana:

Se trata de una segunda bóveda que se construirá para guardar la información más importante y relevante de nuestra historia.

La primera bóveda se encuentra en Longyearbyen, en el archipiélago noruego de Svalbard. Es el almacén de semillas más grande del mundo (cerca de un millón) y fue creada a prueba de bombas con el fin de salvaguardar la biodiversidad de las especies de cultivos que sirven como alimento en caso de una catástrofe mundial. Esta construcción además es capaz de resistir terremotos e impactos de bombas nucleares.

La segunda bóveda (llamada Artic Wolrd Archive) se encuentra muy cerca de la primera y se trata de una biblioteca que se ha construido para garantizar la supervivencia de los libros, documentos y datos más importantes del planeta.

boveda bodega juicio final noruega
(AP Photo/John McConnico)

Esto contienen las bovedas del juicio final en noruega

Esta bóveda estará abierta a los gobiernos e instalaciones de investigación de todo el mundo como espacio para almacenar su información. La idea es que ese conocimiento pueda ser almacenado hasta por 1000 años.

Lo curioso de todo es que se decidió utilizar una película fotosensible para guardar toda la información. Según la empresa que hizo la bóveda, la razón es que es una tecnología más segura que cualquier otra digitalizada:

La idea es que mientras los datos digitales se almacenan en nuestras computadoras como códigos de unos y ceros, los datos analógicos se graban físicamente en bobinas de película y puedes ser “leídos” como en un disco de vinilo. Es como tener sus datos “tallados en piedra”

Esto también evitará ataques por parte de hackers. Se estima que si hubiera una guerra nuclear, las películas podrían sobrevivir por lo menos 500 años.

Las bóvedas están ubicadas en una isla que se asienta entre Noruega y el Polo Norte, lo que significa que los países de todo el mundo no tienen instalaciones militares ni ocupación cercana.

comentarios
CARGANDO...