#Venezuela

¿Está Maduro destruyendo el legado de Hugo Chávez?

Hugo Chávez y Nicolás Maduro en diciembre de 2007

Hugo Chávez y Nicolás Maduro en diciembre de 2007. (AP, archivo)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha defendido abiertamente su convocatoria a una Asamblea Constituyente, argumentando que busca la paz y la estabilidad del país sudamericano.

Para la oposición, el mandatario sólo pretende eternizarse en el poder instaurando una dictadura y minando el poder de las instituciones que no le apoyan incondicionalmente.

Maduro ha dicho que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), convocada por su gobierno, es la mayor demostración del legado del líder revolucionario Hugo Chávez, que se fundamenta en el poder originario que radica en el pueblo.

La Constituyente del 2017 es esencia del legado de Hugo Chávez, vida del legado de Hugo Chávez (…) la Constituyente del 2017 es Hugo Chávez vivo en su pueblo, es Chávez vivo en batalla”, enfatizó el pasado 29 de mayo durante un acto en el parque Ezequiel Zamora, en Caracas

El mandatario socialista critica a quienes se oponen a la Constituyente y asegura que la oposición de su país desea aniquilar el legado de Chávez y entregar a la patria a intereses extranjeros.

No obstante, analistas y detractores consideran que con la convocatoria a la Asamblea Constituyente, sin previa consulta a los ciudadanos, Maduro traiciona el legado de su predecesor.

En 1999, el entonces presidente Hugo Chávez llamó a referendo nacional para que los ciudadanos decidieran si querían o no una Constituyente, luego lo hizo para la elección de los diputados que la conformarían y posteriormente volvió a consultarle al país si estaban de acuerdo o no con el nuevo texto constitucional.

En el referéndum del 25 de abril de 1999, más del 80% de los venezolanos respaldó la creación de la Asamblea Nacional Constituyente y tres meses después los candidatos de Chávez obtuvieron 121 de los 131 asientos de dicha asamblea. Entre los electos se encontraba su esposa, su hermano, cinco exministros de su gabinete y varios oficiales retirados.

El 4 de agosto de 1999 Chávez presentó durante la primera sesión de la Asamblea su propia propuesta de “Constitución Bolivariana” y en noviembre de ese mismo año, la Asamblea le presentó al mandatario la versión final de su proyecto de Constitución.

El 15 de diciembre de ese año, los venezolanos aprobaron el proyecto para la nueva carta magna, con el que Chávez se comprometía a refundar la república y gobernar con “verdadera democracia”.

La nueva Constitución establece un período legislativo de siete años y permite a los presidentes ser reelegidos, por lo que Hugo Chávez hubiera podido permanecer en el poder cerca de 15 años.

El mandatario falleció a causa del cáncer el 5 de marzo de 2013.

Ahora, cuatro años después, Nicolás Maduro busca reformar la Constitución a través de una nueva Asamblea Constituyente, iniciativa que ha generado una ola de protestas que hasta el momento han dejado más de cien muertos.

El 8 de junio pasado, La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, presentó un nuevo recurso legal contra la convocatoria del presidente Nicolás Maduro para reformar la Constitución, porque aseguró que la iniciativa del mandatario destruye el legado del fallecido líder Hugo Chávez.

En medio de una ola de violentas protestas por la severa crisis económica y política, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) avaló el llamado de Maduro a una Asamblea Nacional Constituyente.

La titular del Ministerio Público, quien marcó distancia con el Gobierno desde que empezaron las manifestaciones hace poco más de dos meses, introdujo el recurso de nulidad ante el órgano máximo de justicia, que ya había declarado una solicitud previa suya como “inadmisible”.

Con esto (la Asamblea Constituyente) también estamos destruyendo el legado del presidente Chávez”, dijo la abogada de 59 años a los medios en la entrada del tribunal.

“Este recurso que estoy intentando es para defender la soberanía popular, para defender la Constitución, la democracia participativa y protagónica, para defender a los venezolanos”, agregó. “Aquí lo que está en juego es el país, es la integridad de los venezolanos, la paz que nos merecemos”.

Maduro asegura que la Asamblea Constituyente, cuyos miembros se elegirán a fines de julio, permitirá traer calma al país para llevar a cabo los próximos procesos electorales, incluidas las presidenciales de fines del 2018.

Pero la oposición asegura que su convocatoria es inconstitucional y que sólo busca dilatar los próximos comicios.

 

Con información de Noticieros Televisa y Agencias

 

AAE

 

comentarios
CARGANDO...