#Contaminación

Encuentran vínculo entre la demencia senil y la contaminación vehicular

Casi 900 mil personas en el Reino Unido sufren de demencia. (Getty)

>

 

 

El tránsito en Oxford Street, la principal avenida de Londres, es tan intenso como las altas emisiones de dióxido de nitrógeno; es tal el nivel de contaminación que es conocida como la calle más contaminada del mundo.

De acuerdo a estadísticas oficiales, cada año la contaminación del aire provoca la muerte de hasta 40 mil personas en el Reino Unido. Las enfermedades respiratorias y cardiacas juegan un papel fundamental.

De acuerdo a Mark Stetter, del Imperial College de Londres y experto en comunicación, el factor clave es la constante exposición de las personas a humos tóxicos.

Depende de cómo lleguen ellos a trabajar. De dónde viven. En qué trabajan. De si están todo el día en la oficina o si se la pasan fuera todo el tiempo. Todo eso podría tener un efecto significativo en el aire que respiran y en su exposición a él, explicó Mark Stetter.

Este mes de enero, especialistas de Canadá y Reino Unido publicaron en la revista científica británica The Lancet conclusiones sorprendentes, al encontrar un vínculo entre la demencia senil y la contaminación vehicular.

Casi 900 mil personas en el Reino Unido sufren de demencia. Esta enfermedad neurodegenerativa es ahora la principal causa de muerte tanto para mujeres, como para hombres de edad.

Tras analizar los datos de seis millones de pacientes, los científicos establecieron que hubo un incremento significativo, de un 7% de casos de demencia entre las personas de edad avanzada que residían a 50 metros de calles con tráfico pesado.

El auge fue de sólo un 2% en aquellos que residían a 100 metros o más de calles muy transitadas.

Por 40 años George Korani ha vivido cerca de esta autopista al oeste de Londres. Su casa cuenta incluso con un monitor de contaminación.

No siento efectos dañinos y tengo 84 años. En realidad, no siento nada raro, no tengo dolores de cabeza, compartió George Korani.

Esta última investigación no implica que la contaminación sea la causa de la demencia, sino que es un factor negativo que afecta al cerebro humano. También es una oportunidad para los científicos:

El tener un entendimiento más profundo de cómo es que eso puede cambiar la mentalidad de las personas y sus comportamientos para reducir la contaminación del aire en las ciudades, dijo el doctor Audrey de Nazelle, experta en contaminación del aire.

El ver si podemos acelerar el entendimiento, para encontrar maneras de evitar o reducir el riesgo y en lo posible, tratar y curar la demencia en el futuro, añadió el doctor David Reynolds, integrante de la ONG Alzheimer Research UK.

Pero no todos en la comunidad científica británica aceptan las conclusiones del vínculo entre demencia y contaminación vehicular. Esto porque hay muchos otros factores sociales, por ejemplo, la gente que vive cerca de las autopistas es usualmente más pobre y menos educada, así que su dieta y sus hábitos impactan también sobre su salud.

 

Con información de Vytas Rudavicius

Vm,

CARGANDO...