Encuentran cuerpo de sacerdote desaparecido en Saltillo

El sacerdote Joaquín Hernández Sifuentes fue encontrado sin vida el pasado 13 de enero (ForoTV)

El lunes, la Diócesis de Saltillo, Coahuila, notificó a las autoridades la desaparición del sacerdote, Joaquín Hernández Sifuentes, visto por última vez el pasado 3 de enero, en la casa parroquial, en la calle Encino 101, en el poblado de La Aurora.

El padre ofició con normalidad las misas de Año Nuevo, el lunes 2 viajó a Monclova, regresando por la tarde; un día después iniciaron sus vacaciones, que concluirían el sábado 7 de enero.

Rodolfo Pachicano, párroco de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús, dijo que lo vio por última vez el lunes por la tarde, “él iba aquí a una casa, a un lado de nuestra parroquia, de nuestra comunidad, como a unas dos cuadras, para hacer entrega de un encargo personal que él tenía”.

El sacerdote, compañero del padre Joaquín, intentó localizarlo en su celular el 5 de enero, sin éxito; ante ello, llegó hasta su habitación en la casa parroquial, donde encontró los cajones y el closet abiertos y ropa tirada en el piso.

“Ni el fray ni yo vimos que hubiera violencia… pudo haber salido por su propio pie”, comentó el párroco.

Otros vecinos aseguraron ver que unas personas se llevaron el vehículo del religioso.

Eran “dos jóvenes o dos muchachos, fueron los que se llevaron el carro del padre, es lo único que sabemos”, dijo Laura Sánchez, vecina de la comunidad.

Ante esa situación, la Diócesis de Saltillo interpuso una denuncia por la desaparición del sacerdote, ante la Procuraduría General de Justicia del Estado.

La dependencia afirmó que este viernes, al mediodía, podrían dar a conocer la causa de la muerte y quiénes fueron los probables responsables de la muerte del sacerdote.

José Ángel Herrera, subprocurador para la Investigación y Búsqueda de Personas no Localizadas de la Procuraduría General de Justicia de Coahuila, precisó que “el padre fue sustraído del seno de su domicilio y trasladado a ese lugar, donde fue encontrado el día de hoy y el vehículo también”.

“Posteriormente, fue encontrado en la Ciudad de Santa Catarina, Nuevo León, pero fue en una secuencia, toda la conducta se realizó en un mismo sentido. No son hechos aislados, sino una conducta que desarrolló en un mismo sentido”, agregó.

El cuerpo fue localizado en el poblado de Parras de la Fuente. Hasta el momento, la línea de investigación que siguen las autoridades se basa en que posiblemente el sacerdote conocía a sus victimarios.

“Es una de las partes que estamos investigando para ver si había una relación de amistad o alguna relación que fue meramente virtual u ocasional. Es una parte que nosotros estamos tratando de establecer aún”, detalló el procurador.

 

Con información de Joaquín Fuentes.

 

RMT

 

comentarios
CARGANDO...