El sistema electoral de Estados Unidos explicado en 3 minutos

Como en cualquier otra democracia, en Estados Unidos, el proceso electoral comienza con el voto individual. Cuando una persona se presenta en la casilla el día de la jornada electoral, debe tachar una casilla para elegir al candidato para la presidencia.

El paso siguiente no es el recuento total de votos a nivel federal, sino el recuento de votos por estado. El candidato que gana por estado, gana todos los votos electorales de tal estado. Pero, ¿qué son los votos electorales?

Los votos electorales se definen según el número de distritos por estado. Por ejemplo, el estado de California, el estado más poblado, está divido en 53 distritos. Carolina del Norte está divido en 13 distritos. A mayor población, corresponden más distritos y, por lo tanto, más influencia en las elecciones. Los votos electorales corresponden al número de distritos por estado más 2 votos electorales que corresponden a los 2 senadores que cada estado tiene. Así, California tiene 55 votos electorales y Carolina del Norte, 15. Cuando un candidato gana en un estado, gana todos los votos electorales de ese estado, por ello, hay estados más importantes y más influyentes que otros en las elecciones.

Cada 10 años se hace un censo de población. Si aumenta la población en un estado, entonces gana votos electorales; si disminuye, pierde votos electorales.

mapa distritos

El número total de votos electorales es 538. Esta es la suma de los 435 representantes de los distritos, 100 senadores y 3 votos electorales del Distrito de Columbia (Washington D.C.).

Para ganar la elección presidencial, el candidato debe ganar la mitad más 1 voto electorales de los 538 disponibles. Es decir, el candidato que gane 270 votos electorales, gana la elección.

votos necesarios

Hay estados que reúnen la mayoría de la población en Estados Unidos y que por lo tanto representan muchos votos electorales. Por ejemplo, Texas, Florida y Nueva York reúnen sólo ellos 96 votos electorales.

Este sistema electoral hace posible que un candidato llegue a la presidencia por haber ganado los votos electorales suficientes, aún cuando pierda el voto popular total. Por ejemplo, en las elecciones del 2000, Al Gore ganó por voto popular. El 50.3% de la población votó por él, pero sólo obtuvo 266 votos electorales. George Bush obtuvo el 49.7% de los votos totales, pero 271 votos electorales.

De hecho, un candidato puede llegar a la presidencia de Estados Unidos si gana sólo en 12 estados. Si un candidato gana en California, Nueva York, Texas, Florida, Pennsylvania, Illinois, Ohio, Michigan, Nueva Jersey, Carolina del Norte, Georgia y Virginia, aún cuando haya perdido en los 38 estados restantes y en el Distrito de Columbia, puede ganar la elección.

Los estados pequeños son muy importantes en elecciones cerradas, como la presente contienda entre Trump y Clinton. A estos estados pequeños se les llama safe states o estados seguros. Los estados que pueden cambiar de bando fácilmente se llaman swing states o estados oscilantes.

Estados competidos

Históricamente, los demócratas han ganado en Oregón, Maryland, Michigan y Massachusetts; los republicanos han ganado en Mississippi, Alabama, Kansas e Idaho.

CARGANDO...