El espionaje de la CIA, según WikiLeaks

Julian Assange, fundador de WikiLeaks. (Getty images, archivo)

Julian Assange, fundador de WikiLeaks. (Getty images, archivo)

Luego de que el portal WikiLeaks reveló que la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, la CIA, puede espiar a cualquier persona a través de sus dispositivos electrónicos conectados a Internet, su editor en jefe, Julian Assange, habló a los medios de comunicación.

Assange explicó que WikiLeaks logró tener acceso a ocho mil 761 archivos de la CIA que dio a conocer en un primer paquete bajo el nombre de “Caja Fuerte 7”.

Se trata de programas cibernéticos que permiten activar las cámaras y grabadoras de teléfonos inteligentes e ingresar a sus fotos y mensajes o entrar a computadoras y tabletas y activar algunas televisiones inteligentes para que actúen como grabadoras de audio.

Este material proviene de una red de seguridad del más alto secreto aislada, es decir que está desconectada de otros sistemas de cómputo situada dentro del Centro de Ciberinteligencia de la CIA. Este centro opera en Virginia, pero es importante subrayar que hay una sucursal clandestina que opera en el consulado de Frankfurt, en Alemania”, añadió Julian Assange, editor en jefe de WikiLeaks.

También advirtió que estos programas ya podrían estar en manos de hackers y el mercado negro, pues circulaban sin filtros de seguridad entre funcionarios estadounidenses.

La Agencia Central de Inteligencia perdió el control de todas sus armas cibernéticas, de todo su arsenal, a qué me refiero cuando hablo de armas cibernéticas, me refiero a virus convertidos en armas de espionaje: virus, troyanos y software malicioso diseñados para penetrar los teléfonos inteligentes, las televisiones inteligentes y sistemas de cómputo del mundo entero”, agregó Assange.

Assange anunció que compartirá la información con los fabricantes de dispositivos electrónicos para que mejoren sus medidas de seguridad.

En tanto, la CIA dijo en un comunicado que continuará recolectando información sobre terroristas y naciones hostiles para proteger a Estados Unidos y cuestionó la integridad de Assange.

Ante el escándalo, el vocero de la Casa Blanca, también se refirió al tema.

Me parece que el gobierno de los Estados Unidos ha adoptado una posición respecto de Julian Assange en el pasado y no creo que nada haya cambiado. El comprometió en el pasado nuestra seguridad nacional”, declaró Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca.

 

Con información de Juan José Alvarado
Vm,

comentarios
CARGANDO...