El escándalo de Donald Trump y los rusos

Donald Trump, Serguei Lavrov, Sergey Kislyak, Rusia, Estados Unidos, Despacho oval, Casa Blanca, 10 de mayo,

Donald Trump se reunió en la Casa Blanca el 10 de mayo con Serguei Lavrov y Sergey Kislyak. (Getty, archivo)

El diario Washington Post dio a conocer que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reveló información altamente secreta al canciller ruso, Serguei Lavrov, y el embajador ruso, Sergey Kislyak.

De acuerdo con el diario, esto ocurrió el pasado 10 de mayo cuando recibió a los diplomáticos rusos en la Casa Blanca. Trump les habría revelado información secreta sobre la posibilidad de que islamistas usen computadoras para realizar ataques en vuelos comerciales.

Información que se recibió de un aliado, lo que pondría en riesgo a una fuente de inteligencia en el tema del grupo Estado Islámico; la revelación fue realizada por funcionarios estadounidenses en activo y retirados.

La información del Washington Post obligó al consejero de Seguridad Nacional, el general Herbert Raymond McMaster, a desmentir la información en un breve mensaje.

La nota que salió hoy, del modo como se reportó, es falsa. El presidente y el ministro de Relaciones Exteriores repasaron una gama de amenazas en común para nuestros dos países, comprendidas las amenazas a la aviación civil. En ningún momento, en ningún momento se habló de fuentes o métodos de inteligencia, y el presidente no dio a conocer ninguna operación militar que no fuera ya del conocimiento público”, añadió Herbert Raymond McMaster, consejero de Seguridad.

El caso se suma a la polémica generada por la destitución del ex director del FBI y la presunta grabación por parte del mandatario de sus conversaciones con el ex funcionario.

La posibilidad ya provocó que tres senadores, los republicanos Lindsay Graham y Mike Lee, así como el demócrata, Chuck Schumer, soliciten al presidente entregar ese material al Congreso.

Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca, rechazó que se requiera de un fiscal especial para investigar los contactos entre Rusia y la campaña de Trump.

Ya hemos hablado de esto. Hay dos comités del Senado que investigan esto, el FBI lleva su propia revisión, y me parece que, si se fijan siquiera en lo que dijo el director interino McCabe la semana pasada, él dejó en claro que tenían los recursos que necesitaban y que el trabajo sigue adelante”, declaró Spicer.

El próximo jueves el fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, a quien se atribuyó la recomendación para destituir al ex director del FBI, acudirá al Senado a reunirse con los legisladores a puerta cerrada.

Según una encuesta de Reuters, la mayoría de los estadounidenses, incluido un creciente número de republicanos, quieren una “investigación independiente” que determine si hubo alguna conexión entre Rusia y el presidente Donald Trump durante la campaña electoral del 2016.

 

Con información de Juan José Alvarado
Vm,

CARGANDO...