#LGBTTTIQ

¿Tiene sentido la lucha de la FIFA contra la homofobia?

FIFA aplicó medidas duras contra aficionados mexicanos por grito homofóbico

Mexico fans cheer prior to the Confederations Cup, June 21, 2017. (AP Photo/Martin Meissner)

Llamó mucho la atención en redes que dos aficionados mexicanos fueron retirados del Estadio Fisht en el partido México-Nueva Zelanda debido a que hicieron el polémico grito de “eeeeh, puto”. A pesar de las buenas intenciones de la FIFA de eliminar la discriminación en los estadios y las expresiones de odio la pregunta es: si esta en contra de la discriminación ¿por qué organiza el Mundial en un país tan homofóbico como Rusia?

Los mexicanos fueron suspendidos 15 días de cualquier evento deportivo en el país que ahora es sede de la Copa Confederaciones y que será la sede del Mundial Rusia 2018. Además tendrán que pagar una multa de aproximadamente 5 mil pesos mexicanos para recuperar sus identificaciones y salir de Rusia.

Incluso se anunció que los árbitros tienen la facultad para suspender temporalmente el partido o darlo por terminado cuando se detecten gritos ofensivo en las tribunas de los estadios rusos.

¿Es la FIFA una organización con dobles estándares?

Algunos ven como exagerada la postura de la FIFA, incluso hay quienes defienden que el famoso grito no es discriminatorio argumentando que tiene un cierto contexto, aunque esto supone una postura filósofica sobre el lenguaje muy problemática sobre si se puede separar o no una palabra de la historia de todas su iteraciones (repeticiones contextuales) y los mecanismos que activan las palabras.

Fuera de eso, la pregunta es: ¿de verdad esta comprometida la FIFA con la lucha contra la homofobia?

Algunos dirán que la FIFA sólo podría regular lo que sucede al interior de sus estadios y que nada tendría que hacer con los países anfitriones, pero ¿no podría también ver qué sucede con la selección de las sedes?, ¿por qué castigar a los mexicanos homofóbicos y no a los países homofóbicos?

Y no es que no sean respetables sus políticas de promover un ambiente deportivo excluyendo cualquier comportamiento de odio o discriminador, pero justamente promover el ambiente deportivo ¿no debería incluir la selección del espacio en el que se practicará el deporte?

Rusia, en 2013, aprobó una ley llamada “ley contra la propaganda homosexual” cuyos efectos afectan no sólo la libertad de los ciudadanos homosexuales sino que, incluso, afecta las campañas de salud sexual o de educación sexual en Rusia (además de que es un severo golpe a la libertad de expresión).

En este documental de Vice se puede ver la terrible situación en la que viven los homosexuales en Rusia:

Por otro lado, la siguiente sede es un país aún más homofóbico que Rusia: Catar. En ese país de Medio Oriente, incluso, es abiertamente perseguida la homosexualidad con penas de hasta 5 años de prisión.

¿Cómo protegerá la FIFA a aquellos fanáticos homosexuales del futbol que quieran disfrutar del evento más grande del balompié si al salir del estadio están en evidente peligro de ser acosados en un país que legitima los actos de homofobia?, ¿Por qué obligar a los aficionados del futbol homosexuales a ir a países como Rusia y Catar?

El entrenador de México, Juan Carlos Osorio adelantó en una conferencia:

Seguro en otras culturas hay peores gritos que generan violencia”

Probablemente el entrenador se está desviando del tema en cuestión: no se trata de ver quién genera más violencia como si fuera una competencia de odio, sino aceptar que tal vez el comportamiento de ciertos aficionados mexicanos no es el mejor pero que eso no deja de hacernos poner el dedo en el renglón (sobre todo a los mexicanos) y preguntar: ¿dónde está la coherencia de la FIFA?

Por @Filosofastrillo 

comentarios
CARGANDO...