#Trump

Donald Trump ¿el presidente del empleo en Estados Unidos?

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. (Getty Images)

Como candidato presidencial, Donald Trump presumía su carrera como exitoso empresario para argumentar que, de ganar, se convertiría en el presidente con la mayor creación de empleos en la historia de Estados Unidos, pero a un año de su llegada a la Casa Blanca, esa promesa no se ha logrado.

En la siguiente gráfica vemos la tendencia en creación de empleos desde 2010. Justo los años 2008 y 2009 fueron muy malos para la economía estadounidense y para la creación de empleos. A Obama le tocó una grave crisis económica en 2018 que paralizó la economía de EU.

Es a partir de 2010, cuando la tendencia en creación de empleos empieza a ser positiva, y se acelera a partir de 2013, es decir ya en el segundo mandato de Barack Obama.

En contraste, del lado derecho de la pantalla podemos ver la creación de empleos del último año de Obama, el 2016, con el primer año de Donald Trump en la Presidencia, el 2017.


En la siguiente gráfica vemos la tendencia en la creación de empleos mes por mes, de febrero a diciembre en el primer año de Trump y ha sido errática.

En seis meses con tendencias positivas, superando incluso los 205 mil empleos mensuales, pero en otros cinco meses ha sido a la baja debido a los huracanes y desastres naturales.

donald trump el presidente empleo estados unidos

CONTEXTO

Según reportes de la oficina de estadísticas laborales, entre febrero y diciembre de 2018, la industria automotriz estadounidense contrató a un millón 839 mil trabajadores.

Aunque Trump lo consideró un logro, se trata de la cifra más baja en los últimos cinco años.

La recesión económica, entre 2008 y 2009, causó la pérdida de más de ocho millones de empleos en Estados Unidos.

Para remediarlo, en febrero de 2009 la administración de Barack Obama aprobó una reforma de recuperación económica.

Un paquete con más de 840 mil millones de dólares en recortes de impuestos e inversiones en salud, educación y empleo.

Desde entonces, la fuerza laboral estadounidense se ha recuperado constantemente.

Desde septiembre de 2010 ha habido más contrataciones que despidos, el récord más largo en la historia de Estados Unidos.

Antes de asumir la Presidencia, Trump calificaba esas estadísticas como ficticias.

Sin citar fuente, decía que la tasa de desempleo rondana el 25%.

Su postura cambió al asumir la Presidencia.

La tendencia de mejoras mensuales se ha mantenido.

La generación de empleo durante los primeros 11 meses de gobierno de Trump fue de 13% menos que el mismo periodo durante 2016.

En marzo cayeron las contrataciones como consecuencia del impacto de nevadas en la costa este. Además de recortes en las contrataciones de personal gubernamental, como parte de la política de reducción de gastos de su administración.

En septiembre volvió a caer la generación de empleo por al impacto de los huracanes “Irma” y “Harvey” en Texas y Florida, que causaron pérdidas por 192 mil millones de dólares.

Durante su campaña electoral, Trump se dirigió a trabajadores de la industria pesada en Estados Unidos bajo la promesa de revitalizarla.

Esta industria fue la más beneficiada los primeros 11 meses de su gestión.

Se crearon 184 mil puestos de trabajo en áreas como fabricación de maquinaria, electrónicos y productos metálicos.

Además, la minería, la tala y la explotación de gas y petróleo sumaron unos 55 mil nuevos trabajadores.

En cambio, los comercios como tiendas departamentales perdieron más de 100 mil empleos en el mismo periodo.

Estados Unidos cerró 2017 con la tasa de desempleo más baja en 17 años: el 4.1%, unos seis millones 600 mil personas.

 

Con información de Alberto Vega-Foro Global
Vm

CARGANDO...