#Trump

El saldo de la presidencia de Trump en 2017

Donald Trump, presidente de EU. (Reuters)

Donald Trump, presidente de EU. (Reuters)

Pocos vieron venir la victoria de Donald Trump aquel 16 de junio de 2015 cuando el empresario anunció su candidatura a la presidencia de Estados Unidos.

“Damas y caballeros. Oficialmente me postulo para presidente de los Estados Unidos y vamos a hacer este país grande otra vez”, dijo Trump aquel 16 de junio de 2015.

Sin embargo, lo logró y fue a inicios de 2017 cuando Donald Trump llegó a reinventar la presidencia de Estados Unidos.

Tras una polémica y en ocasiones agresiva campaña, hubo quienes pensaron que como presidente electo y una vez al frente de Washington suavizaría su discurso, la realidad es que no ocurrió. Su afición a dar avisos importantes, en ocasiones imprecisos y ofensivos por medio de Twitter se agudizó, desde sus primeras horas en el Despacho Oval se centró en deshacer el legado de su predecesor Barack Obama y en intentar llevar a cabo sus propuestas más radicales, muchas de las cuales no ha logrado concretar, el mejor ejemplo el muro.

“Desde el primer día, comenzaremos a trabajar en un muro impenetrable en la frontera sur que sea alto, poderoso y hermoso”, subrayó el 31 de agosto de 2016.

Analistas políticos consideran que Trump logró llegar al poder por oponerse al establishment y por captar la atención de los poco educados, es decir de aquéllos poco preparados que hasta ese momento consideraban que el gobierno no veía por sus intereses. Su base de votantes apoyaba a un movimiento, no a un partido.

“Ganamos con los muy educados, ganamos con los poco educados, me encantan los poco instruidos, somos las personas más inteligentes, somos las personas más leales”, expresó el 23 de febrero del 2016.

A casi un año de haber tomado el poder, Trump ha sido criticado por no reprobar las acciones de violencia de la extrema derecha, en cuanto al sistema de salud no ha sido capaz de derogar y reemplazar Obamacare; retiró a Estados Unidos del TPP y del acuerdo climático de París, dio marcha atrás a la normalización de las relaciones con Cuba y amenazó con abandonar el acuerdo nuclear con Irán, no descarta una “acción militar en Corea del Norte y perseguir inmigrantes indocumentados y castigar a las ciudades santuario que los protegen, se ha convertido en prácticamente un pasatiempo de su administración, administración que por cierto ha perdido alrededor de 15 integrantes ya sea porque los corrieron o porque renunciaron.

El presidente asegura que no hubo colusión entre los rusos y su equipo de campaña, a pesar de que la investigación del FBI cada vez encuentra más pruebas y hoy más que nunca afirma que los medios de comunicación son deshonestos.

La popularidad del presidente ha caído al menos 10 puntos desde el mes de marzo y actualmente se ubica en 35 por ciento, el nivel de aprobación histórico más bajo de cualquier presidente de la Unión Americana.

Los republicanos perdieron un escaño en el Senado, debido a los escándalos sexuales del candidato por Alabama Roy Moore y aunque a pesar de ello siguen teniendo mayoría con 51 asientos, contra 49 de los demócratas. Las elecciones intermedias de 2018 pondrán a prueba qué tan fuerte continúa siendo la base del electorado republicano y en especial la de Trump.

El promedio de diversas encuestas apunta a que los demócratas llevan la delantera para las elecciones de 2018 por 18 por ciento.

Mientras tanto y sin haber cumplido un año en el poder, Donald Trump ya comenzó a reunir fondos para su campaña por la reelección de 2020.

Con información de Valentín Cataldo

AAE

 

CARGANDO...