Claves para entender el techo de deuda en Estados Unidos

Si no se eleva el techo, el país queda en una situación comprometida sin precedente y se desataría una nueva crisis. (Getty images, archivo)

Si no se eleva el techo, el país queda en una situación comprometida sin precedente y se desataría una nueva crisis. (Getty images, archivo)

El límite de deuda o techo de deuda es el límite que pone el Congreso de Estados Unidos de cuánto puede tomar prestado el Departamento del Tesoro; es como el límite de cada persona en su tarjeta de crédito.

Este dinero, que actualmente se toma prestado a tasas históricamente bajas, se usa para pagar obligaciones legales como beneficios de seguro social, servicios militares, salarios de empleados del gobierno, reembolsos de impuestos y los intereses de la propia deuda, entre otras cosas

Sin dinero, el gobierno no puede pagar sus facturas y deudas. No se trata de pagar nuevos gastos fuera del presupuesto, sino de pagar los ya existentes.

Si no se eleva el techo, el país queda en una situación comprometida sin precedente y se desataría una nueva crisis.

De acuerdo con datos del Departamento del Tesoro, desde 1960 el techo de deuda se ha elevado ha ocurrido 79 veces de forma permanente o temporal. El límite se ha subido 49 veces durante presidencias republicanas y 30 cuando en la Casa Blanca ha vivido un demócrata.

En febrero de 2014, el techo de deuda fue suspendido durante un año. Es decir, hasta marzo de 2015 no hubo un límite de deuda para Estados Unidos. El 15 de marzo de 2015 se determinó una tregua y se implementó un límite de 18.1 billones de dólares de techo de deuda. Esa pausa queda sin efecto en el tercer mes de este año, pero ese límite por dos años ha sido lo suficientemente elevado para seguir pagando los gastos.

El límite de deuda fue creado en 1917, y desde entonces Estados Unidos jamás ha llegado a un incumplimiento en la devolución de lo que se debe a quienes prestan los recursos.

Aunque el país nunca ha llegado a un incumplimiento, los riesgos políticos con respecto a las cuentas para la gestión de la administración han causado varios problemas. Por ejemplo, en 2011, Standard & Poor, una de las empresas de calificación de crédito rebajó la calificación crediticia del país AAA a AA+.

Aumentar el techo de deuda siempre ha sido impopular y usado por el partido que no está en control en la Casa Blanca, planteándose el tamaño del gobierno y el papel, argumentando que se oponen a aprobar más gastos o más deuda.

 

Con información de Trinidad Ferreiro
Vm,

comentarios
CARGANDO...