#Trump

Canadá y México ante Trump

(Photo by Spencer Platt/Getty Images)

América del Norte podría no volver a ser igual

Los dos grandes socios de Estados Unidos están preparándose para cuando Donald Trump sea oficialmente el presidente de la gran potencia americana.

Las políticas proteccionistas anunciadas por el presidente electo mientras estaba en campaña han hecho que las administraciones de los dos países norteamericanos comiencen a tomar precauciones y busquen de alguna manera entablar contacto para negociar con el equipo de la nueva cabeza de Estados Unidos.

Así que tanto la administración de Enrique Peña Nieto como la del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ya han comenzado con los contactos con el equipo de Trump.

¿Cómo se está preparando Canadá?

Esta semana el gobierno canadiense confirmó que el secretario principal de Justin Trudeau y su jefa de gabinete se reunieron varias veces en Washington con el yerno de Trump (considerado uno de los consejeros más cercanos de Trump) y con su asesor estratégico.

Las reuniones fueron, según el gobierno canadiense, para “establecer puentes” y “evitar una guerra comercial”.

Tanto la administración de Trudeau como la de Peña Nieto buscan renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, así que ambas administraciones están poniendo a funcionarios especialistas en la región para que lleven las negociaciones.

Además Trudeau ha hecho cambios en su gabinete a días de que Trump tome posesión. Entre los puestos que cambió están: la Cancillería, el Ministerio de Comercio Internacional, el Ministerio de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, el Ministerio de Estatus de la Mujer y El Ministerio de Instituciones Democráticas.

Justin Trudeau (Photo by Chung Sung-Jun/Getty Images)

Justin Trudeau (Photo by Chung Sung-Jun/Getty Images)

 

Tal vez uno de los puestos más relevantes sea el del Ministerio de Comercio Internacional que será ocupado de ahora en adelante por François-Philippe Champagne. Según el periodista canadiense John Geddes, el puesto de Champagne es relevante y en un artículo expone las posturas económicas que hasta ahora Champagne ha adelantado en comentarios. Según Champagne, Canadá necesita posicionarse como marca en el mercado internacional pues, según él, hasta ahora, su identidad se ha visto fragmentada por discusiones internas entre las regiones.

Esto está apegado a la postura del primer ministro Trudeau, quien parece que intentará atraer inversiones y extender la influencia de Canadá ante el proteccionismo que ha declarado Trump. Trudeau ha afirmado que quiere aprovechar la postura de Trump como una oportunidad para que los inversionistas volteen a ver a Canadá como un país estable en el que se pueden asentar.

Otro nombramiento relevante es el de Chrystia Freeland, quien será la nueva canciller canadiense,  misma que ha tenido una postura muy determinante con el gobierno ruso, de hecho, Freeland es considerada una persona “non grata” en Rusia lo que muestra la postura de Trudeau frente a otro de los grandes actores internacionales: Vladimir Putin. Canadá aparece entonces estarse alistando para conducirse de una manera un poco más firme en el ámbito internacional y distanciarse de las políticas del señor Trump.

Según el diario canadiense The Globe and Mail, Canadá también puede sufrir por el proteccionismo de Trump. El mayor temor es un impuesto en la frontera, mismo que está en los planes del Partido Republicano. Los republicanos, encabezados por el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, tienen pensada una reforma a la política fiscal estadounidense y atraer empresas para que operen en Estados Unidos y no tengan ganas de salir de ahí.

Si se aceptara un impuesto a las importaciones en Estados Unidos los principales afectados serán los países que más comercian con ese país: México y Canadá. En Canadá, cerca del 75 % de las exportaciones van a parar a los Estados Unidos.

Claro que existe la posibilidad de que, si bien Estados Unidos pueda beneficiarse en un principio de un proteccionismo, los impuestos a las importaciones terminarían haciendo que el dólar subiera y esto haría que las exportaciones estadounidenses se volvieran más caras, lo que haría que los productos de otros países se vuelvan más baratos (algo que no convendría a la economía estadounidense).

¿Y México qué está haciendo?

En el caso de México, el presidente Peña Nieto también ha cambiado miembros de su gabinete. Nombró secretario de Relaciones Exteriores a Luis Videgaray, quien organizó la visita de Donald Trump cuando todavía era candidato.

Cuando Videgaray tomó posición de su nuevo cargo como Secretario de Relaciones Exteriores, le fue encomendado por el presidente trabajar en la relación con Estados Unidos:

“la instrucción al secretario Luis Videgaray es acelerar el diálogo y los contactos para que desde el primer día de la administración se puedan establecer las bases de una relación de trabajo constructiva”

Y Videgaray expresó:

“Hay voces que se alzan promoviendo una estrategia de conflicto, otras pronostican sumisión. México no va a tomar ninguna de esas puertas falsas”

Luis Videgaray (Photo by Drew Angerer/Getty Images)

Luis Videgaray (Photo by Drew Angerer/Getty Images)

 

Por otro lado, el día de hoy se nombró a un nuevo embajador en Estados Unidos, se trata de Gerónimo Gutiérrez Fernández, quien ya había fungido como subsecretario de América del Norte y que hasta ahora ejercía como director gerente del Banco de Desarrollo de América del Norte.

Además, el secretario de Economía, Idelfonso Guajardo, aseguró que no tiene miedo de sentarse a la mesa y revisar y renegociar el Tratado de Libre Comercio.

El secretario asegura que “uno no se sienta a la mesa negociadora sin una buena palanca” y que México tiene una:

“somos el comprador número dos a nivel mundial de los productos de Estados Unidos; tenemos un nivel de compra más importante incluso que China”

The Economist publicó que, de llevarse a cabo las amenazas de Trump, la economía estadounidense sufrirá también pues cerca de 5 millones de empleos en ese país dependen de el comercio con México.

Por otro lado, también el presidente mexicano pidió al nuevo canciller que realizara acciones para mantener el liderazgo de México en América Latina, tanto para poner atención en el crecimiento de Centroamérica como para robustecer el lugar del país en la Alianza del Pacífico, el grupo comercial latinoamericano en el que está México junto con Perú, Colombia y Chile. Además de que tiene la misión de robustecer la presencia de México en América Latina.

¿Qué pasará?

Parece que ambos países están moviendo sus piezas para llegar a una buena negociación con la administración de Trump y aminorar los efectos negativos que tendrán las nuevas políticas estadounidenses.

¿Será que México y Canadá puedan sacar alguna ventaja y soportar el embate de las políticas de Trump?

CARGANDO...