Blue King, el perro que lloró al ser abandonado, ya tiene hogar

Blue King, perro abandonado por sus dueños, llora en la jaula del refugio donde permaneció hasta ser adoptado. (Imagen tomada de facebook.com/savingcarsonshelterdogs)

Blue King fue uno de los muchos perros que son abandonados a su suerte en las calles y albergues.

De raza pitbull, la familia de Blue King lo dejó en el refugio Carson Shelter de California, debido a que tenían que mudarse y no podían conservarlo. De acuerdo a los cuidadores del lugar, en cuanto el can vio que sus amos se marchaban, se puso a llorar inconsolablemente.

Desde entonces se negó a comer y su panorama no lucía nada alentador pues había muchas posibilidades de que fuera sacrificado.

Afortunadamente la organización Saving Carson Shelter Dogs se movilizó y publicó un video de Blue King en su página de Facebook:

Estas imágenes fueron vistas por Jennifer McKay, una joven que decidió ir a visitarlo:

“Parecía muy triste y deprimido. Ni siquiera me observaba, todos los demás perros hacían contacto visual y movían la cola, pero él no se levantaba, no venía a verme”

… expresó Jennifer al portal The Dodo.

“Podría decir que cada vez que alguien pasaba por allí, era como si estuviera buscando a sus dueños. Es como si supiera que le habían dejado allí”.

Jennifer McKay tomando la pata de Blue King. (Imagen de Jennifer McKay, tomada de The Dodo).

Jennifer McKay tomando la pata de Blue King.

Jennifer buscó adoptarlo inmediatamente, pero debió esperar a que el refugio le realizara una prueba de temperamento. Cuando regresó a visitarlo le regaló un hueso y una nueva cama.

“Ya tenía un poco más de atención de su parte. No me dejaba acariciarlo o cualquier cosa, pero le gustaba su cama”.

Blue King con el hueso que le regaló Jennifer McKay. (Imagen de Jennifer McKay, tomada de The Dodo).

Blue King con el hueso que le regaló Jennifer McKay, quien terminaría por adoptarlo.

Blue King en la cama que le regaló Jennifer McKay. (Imagen de Jennifer McKay, tomada de The Dodo).

Blue King en la cama que le regaló Jennifer McKay.

Para la tercera visita, la cosas cambiaron y Blue se mostró más alegre y atento:

“¡Vino directamente a mí!”.

Para cuando la prueba de temperamento finalizó, Jennifer y Blue King se encontraban más compenetrados y pudo llevárselo a su casa.

“Él me engañó. Esperaba tener a un perro frío, muy relajado, pero tan pronto como las puertas de la perrera se abrieron, estaba muy entusiasmado por subir al auto, y al subirse, lo primero que hizo fue sacar la cabeza por la ventana

(…) está obsesionado con mirarse en el espejo. Tenemos un tocador que está aproximadamente a su nivel, y él se sienta, se sonríe a sí mismo y mueve la cola”.

Simplemente parece estar feliz. Ayer llegué a casa del trabajo y corrió directamente a mí. No es más que un buen perro. Estoy muy emocionada de que sea parte de la familia”.

Blue King en su nuevo hogar. (Imagen de Jennifer McKay, tomada de The Dodo).

Blue King en su nuevo hogar.

La historia de Blue King ha sido replicada como ejemplo de la importancia y satisfactorio que es ayudar y adoptar a los perros y gatos abandonados.

Blue King y su nueva dueña, Jennifer McKay. (Imagen de Imagen de Jennifer McKay, tomada de The Dodo).

Blue King y su nueva dueña, Jennifer McKay.

CARGANDO...