#Gasolinazo

¿Incrementar el costo de la gasolina aumenta en automático los precios de todo lo demás?

(AP Photo/Rebecca Blackwell)

De acuerdo con el Procurador Federal del Consumidor no existe el aumento generalizado de precios ¿esto qué significa?

En una mesa de debate hecha por Mario Campos a Ernesto Nemer, se discutió principalmente sobre las revisiones que hizo la Procuraduría Federal del Consumidor a las más de 6 mil gasolineras que hay en el país. Habla de los problemas con los que se encontraron y las sanciones y denuncias que se hicieron.

Sin embargo, hay otro tema que tocaron, del que se habla la atención. Este es sobre los precios de los servicios que podrían aumentar debido al aumento de la gasolina.

¿De verdad los precios deben aumentar de manera generalizada si aumenta la gasolina?

En los meses recientes han aumentado el precio de servicios y alimentos. Por ejemplo, PROFECO detectó irregularidades en el precio de la tortilla. Respecto a este tema, Nemer habla de cómo hicieron un análisis a la estructura de costos:

Muchos de ellos querían trasladar el incremento que había tenido la gasolina y el diesel en automático al precio de la tortilla. Y esto no puede ser, porque entonces habrían incrementos generalizados en todos los productos, y no existen en México [los] incrementos generalizados.

A esto Mario Campos le respondió:

Ahora, aquí el problema es que es una economía abierta. Y poniéndonos por supuesto [en] los zapatos del consumidor, pues [a] nadie le gusta que haya incrementos de precios, creo que en eso estamos de acuerdo. Pero poniéndonos también en los zapatos de productores (y aquí nos lo han dicho varios los analistas), hay una presión donde se reconoce que la inflación de los productores es mucho más alta (casi tres veces más alta) que la inflación de los consumidores. Es decir, lo que les cuesta producir a las empresas ya sea por los incrementos en la tarifa de la electricidad, de la gasolina, del gas, la depreciación del peso, pues ha significado para muchos sectores un incremento en los costos de producción y que eso pues inevitablemente o se traduce finalmente en el precio, o va a cargo de las empresas cuando se puede absorber. ¿Cómo encontrar este equilibrio? Por que a final de cuentas, insisto, estamos en una economía abierta, donde tampoco le podemos pedir a todos los productores que absorban todos los costos permanentemente.

Nemer responde a esto con un dato de un análisis que hacen en conjunto con la Secretaría de Economía:

[…] ¿Sabes qué porcentaje en el 100% de la estructura de costos representa la materia prima? El 66%. El tema de los combustibles, en algunos casos, el 3, el 5, el 8. Por eso no pueden trasladar automáticamente en la misma proporción en uno a uno. Porque es una parte menor de la estructura de costo del producto. Pues eso es lo que estamos haciendo a través de reuniones de trabajo que instalamos con el Consejo de Coordinación Empresarial, con la CONCANACO, con la CONCAMIN, con todo el sector productivo del país para hacer ese análisis, verdad, artículo por artículo, región por región y a partir de ello, bueno, pues ya convenir con ellos hasta dónde podrían presentar los incrementos derivado del incremento a los combustibles.

Añade que el aumento de los precios no se puede hacer en automático y reitera que no hay un aumento generalizado de los precios en México. Esto, a pesar de que han detectado picos en la tortilla, el huevo, pollo y carne. Pero afirma que de ninguna manera debe ser el aumento en la misma proporción que el de la gasolina.

Ante esto, el procurador afirma que el sector empresarial está de acuerdo que no pueden haber aumentos exhorbitantes. Y PROFECO vigilará que no hayan aumentos repentinos, sobre todo en los artículos de la canasta básica.

PROFECO tiene la tarea de evitar que se cometan abusos y de promover una cultura de consumo responsable, así como de fortalecer el mercado interno (ante el arranque del programa “Hecho en México”).

CARGANDO...