Al alza el secuestro en México; en la CDMX se cometen 5 plagios al día

Según el estudio “Situación de los secuestros en México” de la UNAM, cinco mexicanos son secuestrados cada día tan sólo en la Ciudad de México. (Noroeste_Net, archivo)

Según el estudio “Situación de los secuestros en México” de la UNAM, cinco mexicanos son secuestrados cada día tan sólo en la Ciudad de México. (Noroeste_Net, archivo)

Estamos preocupados por el nivel de secuestros que están ocurriendo en el país. Hemos tenido desde hace 20 años diferentes ‘olas’ en las que se ha recrudecido el fenómeno y ante una acción ciudadana o un reclamo a las autoridades se han emprendido acciones que han motivado su reducción”, dijo Carlos Mendoza, director del Consejo Consultivo México Unido contra la Delincuencia.

México Unido contra la Delincuencia identificó la primera ola de secuestros entre 1995 y 1997; las víctimas de bandas como los Caletri o los Arizmendi fueron empresarias y clase media.

La segunda ola tuvo lugar entre 2004 y 2006; las víctimas fueron empresarias, clase media y alta. Las bandas actuaban atomizadas y eran integradas por policías y expolicías.

La tercera ola fue entre 2007 y 2009. Se presentaron los secuestros de los casos Wallace, Vargas y Martí, que dieron lugar a la marcha ‘Iluminemos México’.

La cuarta ola llegó en 2014 y el espectro se amplió. Todos pueden ser víctimas, las bandas ya son consideras como crimen organizado y proliferan bandas con estructuras básicas como los secuestros exprés e improvisado.

La respuesta institucional fue la estrategia nacional para combatir el delito de secuestro que dio resultados importantes en 2015, pero actualmente se prevé una quinta ola.

Tuvimos en 2016 cifras más elevadas que en 2015 y en enero de 2017 tuvimos el mes más cruel en términos de secuestros de los últimos 4 o 5 años.” Lo que se avizora como una quinta ola en esta historia contemporánea que viene de 97 a la fecha, lo que vemos es que el trabajo en las unidades de supervisión especializadas se dejó de lado”, dijo Carlos Mendoza, director del Consejo Consultivo de México Unido contra la Delincuencia.

Según el estudio “Situación de los secuestros en México” de la UNAM, cinco mexicanos son secuestrados cada día tan sólo en la Ciudad de México.

En caso de ser víctima, la UNAM recomienda en primer lugar mantener la calma y no mirar a los ojos a los delincuentes ni confrontarlos.

Pero estar muy alerta de todo lo que está ocurriendo. Los movimientos, las personas que hablan, cuántas son, el tono de voz de las personas, de qué hablan, cómo se comunican. Normalmente los 30 primeros minutos del secuestro son los más peligrosos, porque es cuando los secuestradores tienen muy alta la adrenalina y pueden reaccionar de cualquier manera”, dijo David Reyes Domínguez, investigador de la Facultad de Psicología de la UNAM.

El siguiente paso es estar preparado ante la posibilidad de ser golpeado, evitar hacer amistad con los captores, pero sí buscar ganarse su empatía.

Acepte la comida que le van a dar, lo que sea, nunca sabe cuándo le van a volver a dar de comer. Cuando note que hay una disminución de la ración de comida que le están dando es porque la negociación va mal, entonces tiene que estar muy alerta de qué escucha, que ve, distancias, tratar de no perder la noción del tiempo noche, día y permanecer en calma”, agregó David Reyes Domínguez, investigador de la Facultad de Psicología de la UNAM.

Se debe evitar secuestrar con los secuestradores y sólo contestar lo que preguntan sin darles información de más que pueda ser usada en contra de uno mismo o la familia.

El momento de la liberación es el segundo más peligroso, al igual que un posible rescate por parte de la autoridad.

Nunca tratar de escapar a menos que esté en peligro de muerte o que la ruta de escape sea muy, muy segura que lo vaya a lograr”, aseveró David Reyes Domínguez, investigador de la Facultad de Psicología de la UNAM.

Como en la mayoría de los delitos, el mejor combate es la prevención.

Es muy común que quienes hacen trabajo doméstico, quienes trabajan en ciertos domicilios, son las personas que tienen vínculos con las bandas organizadas, de tal manera que hay que ser muy cuidadosos en revisar los antecedentes de esas personas para tratar de preguntar y pedir referencias y al mismo tiempo solicitarles su información para poder localizarlos”, concluyó Carlos Mendoza, director del Consejo Consultivo de México Unido contra la Delincuencia.

También es recomendable evitar cosas ostentosas, especialmente si los artículos fueron adquiridos a crédito.

 

 

Con información de Carlos Ibarra
VM,

CARGANDO...