Wes Craven: el director que se metió en nuestras pesadillas

Suena el teléfono, contesta Drew Barrymore y se escucha:

¿Cúal es tú película favorita de terror?”

Es la escena de apertura de Scream que comienza con lo que parece un juego que poco a poco se va transformando en un momento angustiante y de terror, probablemente uno de los mejores de las cintas de este género; una persecución en la que poco a poco se va mostrando la construcción de lo que es el terror en el cine y una brutalidad que Wes Craven no había enseñado desde sus primeras películas. Así creó una serie de películas de terror sobre películas de terror.

Scream the movieMari

Wes Craven comenzó a realizar películas de terror en los ochenta sin saber lo que eran

Ni siquiera sabía qué era una película de terror…Lo hice como lo hice”.Wes Craven

Wes tenía sueños y pesadillas en los que se aparecían los monstruos que después llevaría a la pantalla grande; encontró ideas en el miedo. Sus películas se encuentran en un cuadro literario y aunque tengan mucha sangre, sus historias son el reflejo de escritores y directores como John Carpenter.

En 1984 dirigió la película por la que será recordado siempre: Pesadilla en la calle del infierno, en ella retomó el espíritu de Allan Poe y jugó con ese espacio natural que creíamos nos pertenecía solo a nosotros: el sueño.

Craven se metió a nuestros sueños y los convirtió en pesadillas. También intervino la figura de los asesinos en serie enmascarados y silenciosos para darnos el primer maníaco superestrella con un sentido del humor retorcido: Freddy Krugger. El señor Krugger se volvió la pesadilla de muchos y no solo en las ficciones, los niños y jóvenes temían ir a dormir porque no querían encontrarse a Krugger por las noches, era una asesino en serie que los perseguía en la intimidad de su subconsciente, no había manera de estar seguros.

Sin duda creó un clásico de terror, una de las cintas más innovadoras de la cinematografía estadounidense y un personaje aterrador que ha sido reproducido un sin fin de veces en fiestas, muñecos, caricaturas; con su apariencia física característica, rostro desfigurado, un sombrero ajado, un jersey de rayas verdes y rojas, y un guante de cuchillas elaborado por él

Freddy Krueger/ Pesadilla en la calle del infierno
Freddy Krueger/ Pesadilla en la calle del infierno

Freddy Krueger/ Pesadilla en la calle del infierno

Después del éxito de esta primera película, Wes Craven dejó de dirigirlas hasta la séptima entrega diez años después con: Una nueva pesadilla, misma que sería un antecedente de su próximo clásico para las nuevas generaciones: Scream.

Se estrenó en 1996 con un guión de Kevin Williamson que presenta a un grupo de adolescentes que ven demasiadas filmes de terror proporcionando referencia tras referencia de todas las cintas más populares sobre asesinos en serie, dando a la nueva generación la mejor película de terror de finales de los noventa. La escena con la que inicia, es probablemente la mejor de toda la carrera de Craven, nunca en ninguna se había mostrado está brutalidad tan inteligente. 

Esa es la gran contribución de Craven al horror americano: Recordándonos que es sólo una película … sólo una película … hasta que es algo más. Newyork Times

Wes Craven Scream
Wes Craven y Drew Barrymore en el set de Scream

Wes Craven y Drew Barrymore en el set de Scream

Las películas de Wes hicieron que se volviera a creer en en el terror, son clásicos inegables que tocaron a diferentes generaciones. Craven no era un cineasta técnicamente perfecto pero si era un excelente director de escenas de suspenso. Distinguido por su habilidad de tocar imágenes perturbadoras que juegan sobre los temores más básicos: El padre quemado vivo; los columpios vacíos en Nightmare; La cara de la mujer en “Last House” que se ve obligada a orinar sobre sí misma; entre otras grandes escenas.

Sus primeras películas fueron en la década de los 70, tenían una sensación cruda y temeraria de los punk rockers jóvenes que no sabían qué hacer con sus sentimientos. Su primera película contiene una violencia extrema y agresiva La última casa de la izquierda (1972) una película espantosa que habla sobre la venganza que una familia toma contra los asesinos de su hija.

Una película que en general no tuvo buena recepción por la violencia que contenía, sin embargo uno de los pocos críticos de New York Times, Roger Ebert,  dijo:

Hay maldad en esta película…No escapismo sangriento, ni una emoción de un minuto, sino un sentido plenamente desarrollado de la naturaleza viciosa de los asesinos”.

Wes Craven estudió inglés y psicología en la Universidad de Wheaton en Ilionois y una maestría en filosofía. Antes de ser parte del mundo del cine, impartió clases de inglés en el Wetiminster Collage y fue profesor de humanidades en la universidad de Potsdam, Nueva York.

Fue un director que siempre incluyó la psicología en sus películas, no tenía una voz suave como la que a Hollywood le gusta. Nunca perdió su cabeza e identidad como profesor universitario, cosa que parece contradictoria al ser un artista que realizó las escenas más perturbadoras de la historia de terror. Wes cuenta siempre un tema y es que los más civilizados de nosotros somos capaces de hacer las peores atrocidades.

Wes Craven y su visión del terror incluía niños en peligro y típicas familias americanas  que parecían normales pero que siempre escondían algo.  Craven hizo películas personales, fijadas en el miedo visceral, como una emoción universal y antigua:

Bajar las escaleras a la oscuridad para encontrar estos personajes. No es un lugar al que nadie pueda ir, y a veces no es un lugar al que quieras ir”. Wes Craven

comentarios